BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 29 de julio de 2014
NOTICIAS
Lula recibió a Cristina
La candidata presidencial oficialista almorzó con el presidente brasileño y mantuvo un diálogo considerado como "muy fructífero". Luego fue recibida por empresarios brasileños que invierten en la Argentina.
3 de octubre de 2007
Como si la elección que media de aquí al 10 de diciembre fuera un mero trámite, Luiz Inácio Lula da Silva recibió a Cristina Fernández de Kirchner como si ya se tratara de la próxima presidenta de los argentinos.

El mandatario brasileño agasajó a su visitante con un almuerzo en el Palacio de la Alvorada, su residencia oficial, tras lo cual la primera dama se trasladó al Palacio Itamaraty, donde se encontró con empresarios que tienen negocios en la Argentina.

La senadora argentina arribó al Palacio de Alvorada acompañada del canciller argentino, Jorge Taiana, y del Ministro de Economía, Miguel Peirano, mientras que Lula estuvo acompañado por su asesor especial para relaciones internacionales, Marco Aurelio García, y del ministro de Relaciones Exteriores, Celso Amorim.

La reunión entre el presidente y la candidata fue calificada como "excelente" por un vocero oficialista.

Durante el encuentro entre Cristina y Lula, no estuvo ausente el caso Venezuela. Al respecto, según informó el asesor internacional de Lula, Marco Aurelio García, “se comentó que tanto Argentina como Brasil tienen interés en que esa adhesión se concrete en el plazo más rápido posible, porque eso tendrá un impacto muy favorable en la seguridad energética de toda la región".

"Una cosa que aproximó las posiciones de Brasil y de la senadora Kirchner es la idea de que América del Sur es un polo importante en el mundo de hoy", puntualizó el funcionario.

El ingreso de Venezuela al Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) está pendiente de aprobación en los congresos de Paraguay y Brasil.

El almuerzo que comenzó pasadas las 13.30 y finalizó aproximadamente a las 15.30, fue "excelente, en un clima cordial", consideró una fuente oficial una vez concluido.

En el marco de la comida, Lula mencionó que en principio había pensado en proponer que Brasil ayudara ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) para que Argentina pueda renegociar la deuda con el Club de París. El presidente Néstor Kirchner y la candidata sostienen que hay voluntad de pagar pero sin condicionamientos del FMI.

"El presidente mencionó, pero él cree que no va a ser necesario, entre otras cosas, porque ya existe una propuesta del FMI para ayudar a la Argentina y cambiar la imagen", comentó Marco Aurelio García.

Posteriormente Cristina se trasladó al Ministerio de Relaciones Exteriores brasileño, donde la esperaba con un grupo de 16 empresarios. Con ellos dialogó sobre la situación económica argentina y el escenario para realizar inversión. La nómina de empresas que estuvieron representadas son: Vale do Rio Doce, Grupo Gerdau, Ambev, Itaú, Marfrig, Andrade Gutierres, Braskem, Friboi, Coteminas, Odebrecht, Apex, Petrobrás, BNDES, Embraer, Marcopolo y Camargo Correa.

Ante ellos, la senadora Fernández aseguró que "es una oportunidad histórica" para afianzar la asociación estratégica entre Argentina y Brasil y destacó la "sintonía" que existe para este objetivo entre el presidente Néstor Kirchner y de Brasil Luiz Lula Da Silva.

El discurso de Cristina no pasó por alto el tema energético y dijo que "estamos abordando la poblemática energética" que "no sólo afecta a la región sino al mundo", un argumento que ya había expresado ante empresarios norteamericanos la semana pasada.

Crisitna habló de las fuertes expectativas que tiene en que "podamos profundizar esta asociación estratégica y darle un sesgo inclusivo a la región". En ese contexto, convocó a "potenciar la posibilidades del bloque regional" a la manera de la Unión Europea.

Por otra parte, remarcó que el crecimiento que registra la Argentina "es diferente al que se vivió en otras etapas" porque "junto al crecimiento de la actividad económica vino aparejado (entonces) un gran caos social y la desocupación llegó al 24 por ciento".

Dijo además que "queremos consolidar el sesgo de carácter industrialista, que nos hace sustentables política y socialmente. El conjunto de la sociedad tiene que percibir una parte del crecimiento, si lo lleva un solo sector esto puede durar un tiempo, pero no dura todo el tiempo", resaltando que "tenemos que asegurarnos la consolidación de estas políticas, que no son sólo de un gobierno sino del Estado".