BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 22 de junio de 2018
OPINIÓN
Celebro el debate de un tema tan trascendente
Por Raquel Herrero. La auditora general de la Ciudad expresó su posición en contra de la despenalización del aborto, aunque celebró que después de tanto tiempo se puedan escuchar diferentes posturas y argumentos.
8 de junio de 2018
Estoy a favor de las dos vidas, y considero que debemos buscar, trabajar y potenciar diferentes alternativas de manera integral como la educación, la prevención, la contención de la mujer y hasta la ley de adopción que permita agilizar los tiempos e inclusive la posibilidad de adoptar al niño por nacer.

Celebro como ciudadana que el Congreso y la sociedad se de la posibilidad de debatir, después de tanto tiempo. Escuchar diferentes posturas y argumentos, con respeto y sin invalidar la opinión del otro. Destaco en ese marco que el presidente de la Nación haya dado una total libertad de acción y decisión a los miembros del bloque mostrando la pluralidad de voces que dentro de un mismo espacio político puede hablar de temas tan sensibles como éste. Tengamos en cuenta que durante años, la expresidenta se manifestó públicamente en contra no permitiendo el debate a través de una frase que aún resuena: "De eso no se habla”.

Hay que trabajar fuertemente desde el Estado y desde una edad temprana en la educación sexual, en la prevención y la utilización de los métodos anticonceptivos para evitar atravesar situaciones no deseadas generando conciencia y otorgándole a la sociedad todas las herramientas posibles. El niño por nacer es una vida, con derechos otorgados por leyes y tratados internacionales por eso mi postura será siempre salvar las dos vidas.

Siento que es un avance para la democracia el debate y el respeto que manifestamos quienes integramos el espacio de Cambiemos aun pensando diferente. Con muchos legisladores y funcionarios del espacio que apoya este proyecto tengo una excelente relación personal y respeto sus posturas. Vengo de un partido centenario, la Unión Cívica Radical y recuerdo siempre aquel cántico que decía: “Somos la vida, somos la Paz...”.