BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 23 de octubre de 2018
NOTICIAS
“El 10% del gasto del PBI es gasto en salud”, señaló el ministro Rubinstein
Con la presencia del ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, se inició el tratamiento en la Comisión de Salud del Senado, de la creación de la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnología de Salud (AGNET). La iniciativa es una de las tres en las que se dividió la reforma laboral.
12 de junio de 2018
Arrancó en el Senado el debate de una de las leyes que componen la reforma laboral que originalmente el Gobierno pretendía impulsar a través de un proyecto único, pero fue rechazado por los senadores peronistas, a instancias de la CGT. Así las cosas, la reforma se transformó en tres proyectos, uno de los cuales es el que crea la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnología de Salud (AGNET), que comenzó a ser discutido este martes en la Comisión de Salud de la Cámara alta, que se reunió en el Salón Illia.

Para exponer sobre el tema concurrió el ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, quien fue acompañado por la doctora Analía López, jefa de Gabinete de la Unidad de Coordinación General, y en su exposición abogó por “sentarnos todos a la mesa y definir dentro de un marco institucional transparente cómo vamos a fijar las políticas de cobertura para que esto sea accesible, efectivo, equitativo y sustentable”.

En tono didáctico, el ministro destacó que tenemos en nuestro país distintos sistemas de salud, que dividió así: uno para la población cubierta por seguros sociales, los trabajadores registrados, y otro para los que no tienen cobertura explicita. Los primeros, señaló Rubinstein, representan dos tercios de la población, que tienen cobertura de seguros sociales o privados, mientras que un tercio no tiene ninguna cobertura formal.

Existe por lo tanto “un problema de segmentación del sistema que cuesta armonizar con las características de entrega de esos servicios de salud”. El funcionario puntualizó que “uno de los temas más preocupantes tiene que ver con las disparidades sanitarias; las diferencias son inadmisibles entre obras sociales ricas y pobres, entre provincias ricas y pobres”. Detalló entonces que las disparidades expresan diferencias en cuanto a mortalidad materna de hasta diez veces; y la misma proporción en los casos de cáncer, por ejemplo. “Los tiempos a veces son 3, 4 o 10 veces más en unos sistemas que en otros”, explicó Rubinstein.

El ministro agregó otro problema: que el sistema público tiene una segmentación, pues comprende sistemas de salud que dependen de cada una de las provincias, y a su vez en muchos casos dependen de los municipios. “Son 24 jurisdicciones, cada una con sus sistemas de salud”, puntualizó, señalando además respecto de las obras sociales un problema de fragmentación, pues hay más de 300, además del PAMI.

“Finalmente tenemos un problema que tiene que ver con la protección financiera”, precisó, agregando que si bien existe en la Argentina cobertura universal, “la realidad es que no podemos garantizar efectividad, oportunidad del tratamiento y calidad. Es el objetivo que queremos abrazar en esta cobertura”.

Ante la comisión que preside el radical jujeño Mario Fiad, Rubinstein señaló que “cuando hablamos de ampliación de cobertura efectiva, tenemos que ver cómo logramos alcanzar el 100% con cobertura efectiva, en tiempo, forma y calidad”. Para ver cómo ampliar la cobertura prestacional, “tenemos que definir qué vamos a ir incorporando a la cobertura, porque hoy la innovación tecnológica es un desafío constante de los sistemas de salud”, señaló, alertando sobre los “costos incrementales, que hacen que si nosotros no nos ponemos a pensar en cuáles van a ser nuestras políticas de cobertura sanitaria, van a ser absolutamente insustentables los sistemas de salud en muy poco tiempo. Que es lo que está ocurriendo en todo el mundo”.

Al hablar de “cobertura aspiracional”, el ministro expresó el deseo de “ofrecer todos los servicios apropiados a toda la población con protección financiera, pero llegar a todos definiendo cuáles son las poblaciones que más se pueden beneficiar”.

En ese tramo, el ministro Rubinstein señaló que “el 10% del gasto, es gasto en salud. Hoy en la Argentina el 10% del gasto de nuestro PBI se gasta en salud: uno de cada diez pesos”. Y el gasto en tecnologías, agregó, explica más del 50% de ese gasto, que -aclaró- habría que aumentarlo, pero previamente reclamó establecer “cómo vamos a fijar las políticas transparentes explícitas y objetivas para sustentar las nuevas coberturas”.

“Tenemos que definir un marco normativo transparente para la fijación de políticas de cobertura sanitaria”, puntualizó.

El ministro de Salud sostuvo que “el proyecto de creación de Agencia Nacional de Evaluación de Tecnología de Salud es algo que se viene en todo el mundo. Comenzar a generar un marco de discusión donde todos los actores del sistema de salud tengan una voz, pero donde se discutan de manera transparente y con criterios explícitos las políticas de cobertura, que es lo que el Estado está obligado a cubrir. En qué grupos poblacionales, bajo qué circunstancias clínicas y en qué proporción. Y estas tienen que ser discusiones y decisiones objetivas y transparentes, no discrecionales”.

“Ese es el sentido de la creación de una Agencia de Evaluación de Tecnologías”, dijo, para lo cual se deben “definir marcos normativos explícitos para la definición de políticas de cobertura. En todo el mundo hoy esto está presente. No hay país desarrollado que no tenga hoy Agencia de Evaluación en Tecnologías”.

El ministro contó que las mismas comenzaron a crearse en los países europeos hace más de veinte años, y “hoy tenemos ejemplos exitosísimos en toda Europa”, como así también en nuestra región están funcionando en Brasil, Colombia, México, pronto en Chile y también Uruguay, “creando marcos normativos explícitos para la definición de políticas de cobertura”. Comentó en ese sentido que “no podemos seguir brindando tecnología al que llega primero; la innovación tecnológica muchas veces produce un aumento de la brecha de inequidad, si eso no se regula convenientemente”.

“Porque los que primero llegan son los que tienen más recursos -admitió-. La única manera de que podamos avanzar en políticas de equidad para ofrecer a cada uno lo que necesita, es definiendo un marco explicito a través de la creación de una Agencia de Evaluación en Tecnologías, que comience a enmarcar esas políticas de cobertura para el sistema público”.

“La AGNET lo que pretende es comenzar a trabajar básicamente en ofrecer lo que la población necesita, lo que los pacientes necesitan en base a la mejor evidencia. Pero también en base a las posibilidades que tenemos como país para poder financiarlo”, señaló el ministro de Salud, que consideró que “tenemos que sentarnos todos a la mesa y definir dentro de un marco institucional transparente cómo vamos a fijar las políticas de cobertura para que esto sea accesible, efectivo, equitativo y sustentable”.