BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 20 de noviembre de 2018
NOTICIAS
“¿Qué pasa cuando nuestra perrita se nos queda embarazada?”
La polémica comparación de una diputada radical en su rechazo al aborto. También cuestionó las cifras del ministro de Salud sobre el aborto porque “no tienen rigor científico”.
13 de junio de 2018
“En mi escaso razonamiento”, arrancó su discurso la diputada radical Estela Regidor, al referirse a la interrupción del embarazo, utilizando una comparación curiosa: dijo que podía interrumpir su discurso y volver cuando quisiera, si la dejaban, pero se preguntó entonces: “¿Vieron a alguien que interrumpió su embarazo y regresa al año, a los dos años, cuando está en condiciones, cuando puede? No. Entonces, si creemos necesario el sinceramiento, vamos a hablar con palabras exactas. Acá no hay ninguna interrupción, esto se llama aborto. Si naciera, le llamaríamos muerte”.

“Todos sabemos que el aborto es muerte, vamos a hacernos cargo: muerte de un niño por nacer”, dramatizó. La legisladora radical sostuvo que “nadie ha podido negar” durante los debates que “existe la vida”. Y siguió: “¿Lleva la mujer en su vientre un pomelo, un árbol, un perro? No. Es algo de su misma especie, y se llama hijo”.

Y a continuación, Regidor dijo el párrafo que desató la polémica: “Yo soy protectora de animales, y seguramente muchos de ustedes tendrán en sus casas mascotas… ¿Qué pasa cuando nuestra perrita se nos queda embarazada? No la llevamos al veterinario para que aborte… Inmediatamente salimos a buscar a quién regalarle los perritos”.

En ese tren de comparación sostuvo que “aun las peores fieras quieren a sus crías”, para preguntarse luego “¿qué nos pasa a los seres humanos que tenemos esa maldita razón que nos tapa el corazón, los sentimientos? Si fuéramos un poquito más animales, no mataríamos a nuestras crías, las criaríamos como sea”.

La legisladora radical cuestionó luego las cifras que brindó el ministro de Salud en su paso por el Congreso acerca del tema del aborto, señalando que a su juicio “no son ciertas, no tienen rigor científico”, aunque reconoció que “son preocupantes”, porque “es tan preocupante una vida, como cientos de vidas”. “Pero me parece que más grave es tapar la realidad, contar una mitad”, apuntó. Sostuvo a continuación que la causa de la muerte de las mujeres pobres es “la pobreza, el hambre, la miseria”.

Señaló en ese sentido que con lo deficitario que es el sistema de salud, no habría turnos para practicar los abortos. Y si se consiguiera ese turno, esa mujer pobre llegaría a un quirófano “mal nutrida, con anemia, van a morir igual, aunque sea legal… Porque no estamos atacando la causa, que es la pobreza”.