BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 20 de noviembre de 2018
COYUNTURA
Consecuencias del aumento del dólar y alguna sorpresa
La devaluación provocó fuerte suba de la canasta, aunque la economía volvió a crecer.
20 de junio de 2018
La turbulencia cambiaria repartió datos negativos y positivos para el Gobierno, aunque con una incidencia más predominante en algunas cifras preocupantes.

En primer término, en mayo la canasta básica alimentaria registrara un fuerte aumento del 4,8 por ciento con respecto al mes de abril, en tanto que en la comparación interanual muestra un ajuste del 24,9 por ciento.

Así lo expresa el informe difundido por el Indec, en donde se constata que ese aumento mensual es el mayor registrado en el transcurso del último año.

Las cifras del organismo oficial dan cuenta que la canasta alimentaria lleva en el año un aumento acumulado del 12,5 por ciento.

El aumento de la canasta alimentaria es grave porque es la que mide la línea de indigencia del país.

De todas formas, la canasta total de mayo mostró un aumento del 3,2 por ciento para una familia tipo, con ajustes del 12,9 por ciento en el acumulado del año y del 28,4 por ciento en 12 meses.

Una familia tipo necesitó 18.834 pesos en mayo para no ser pobre.

Pero contrastando con estas cifras, el Indec difundió que en el primer trimestre del año la economía tuvo un crecimiento del 3,6 por ciento, impulsada especialmente por la construcción.

El organismo consignó que el primer trimestre del año mostró una mejora en la actividad económica del 1,1 por ciento, un nivel superior a los tres trimestres anteriores.

De todas formas, esta mejora se observó antes de la crisis cambiaria que afecta al país desde fines de abril.

De esta manera se confirmó el séptimo trimestre consecutivo de crecimiento económico.

El sector de la construcción registró una expansión del 9,7 por ciento, el de mayor expansión.

Los otros rubros que evidenciaron mayor crecimiento, después de construcción, fueron el comercio mayorista y minorista con 6,2 por ciento de suba, al igual que la pesca, y la intermediación financiera, con 5,7 por ciento de mejora.

Asimismo, el rubro inmobiliario mostró un crecimiento del 3,7 por ciento.

En cambio la sequía pegó fuerte en la actividad primaria, ya que en el primer trimestre, la agricultura y ganadería mejoró apenas un 0,2 por ciento, al igual que la producción de electricidad, gas y agua.

Paralelamente, la inversión en ese período tuvo una mejora interanual del 18,3 por ciento, en donde se destacó el ingreso de capital orientado a maquinaria y equipo que mejoró un 27,6 por ciento.

Sin dudas, los últimos dos meses han sido complicados para la actividad económica y parte de estas cifras están demostrando ese panorama, aunque diversos agentes económicos consideran que hay perspectivas optimistas con relación hacia el final del tercer trimestre o comienzos del cuarto.