BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 20 de julio de 2018
NOTICIAS
Comienza la recuperación de la Confitería del Molino
Se informó oficialmente sobre el inicio de la remodelación y puesta en valor del inmueble. La tarea es encarada por el Congreso de la Nación, el Gobierno nacional y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
7 de julio de 2018
A 102 años de la inauguración de la Confitería del Molino, edificio emblemático de la Ciudad de Buenos Aires, el Congreso de la Nación informó que ha dado inicio a las tareas previas a la remodelación y puesta en valor del inmueble.

Habiéndose cumplido el procedimiento expropiatorio por parte del Gobierno Nacional, mediante la Ley N° 27.009, se transfirió el tradicional edificio porteño al Congreso de la Nación, quien a través de la Comisión Administradora del “Edificio del Molino” ha tomado posesión con el objetivo de comenzar a diagramar un Plan Maestro para el abordaje de su restauración.

A través de un comunicado, el Congreso informó que ya se han iniciado tareas de relevamiento, medición y revisión ocular del mismo por parte de especialistas en la materia.

El Congreso de la Nación, el Gobierno Nacional y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires aunarán esfuerzos para recuperar este edificio histórico como confitería, pero también como museo y espacio cultural.

La confitería del Molino está ubicada en la esquina noroeste de la Plaza del Congreso. Vecina a la sede del Poder Legislativo de la Nación, ambos edificios configuran emblemáticamente el remate oeste del eje cívico de la ciudad de Buenos Aires.

La primera Confitería del Molino fue fundada por el señor Gaeteano Brenna en 1868, en la esquina de las calles Federación y Garantías (hoy Av. Rivadavia y Rodríguez Peña), donde se hallaba un establecimiento conocido como la Confitería del Centro, que tomó su nombre del molino harinero a vapor Lorea, el primero instalado en la ciudad, con herencia de tradicionales recetas europeas y la firme vocación de ser el mejor comercio en su rubro.

Con este espíritu funcionaria hasta el 15 de diciembre de 1903, año en el que, con motivo de la construcción de la Plaza del Congreso, la confitería ve obligado su traslado, comenzando las sucesivas adquisiciones de solares contiguos en la esquina que actualmente ocupa.

En 1916 los Brenna inauguran “La Nueva Confitería del Molino”, obra del arquitecto ítalo-argentino Francesco Gianotti, en el año del Centenario de la Independencia, dando cuenta del fervor que sintiera esta familia de inmigrantes hacia su patria en adopción ante este acontecimiento.

A lo largo de su vida y hasta 1997 logró reunir a habitantes y habitués notables de la ciudad, siendo sede de todo tipo de asociaciones culturales; reuniones tanto de políticos, como de militares y príncipes, tanto del mundo de la ópera como del tango, de la literatura y de la poesía, junto con las familias más tradicionales de nuestra ciudad que celebraban en el primer piso sus reuniones y fiestas. Por sus elegantes salones y mesas pasaron grandes personalidades como Alfredo Palacios, Lisandro de la Torre, Leopoldo Lugones, Carlos Gardel, Oliverio Girondo, Roberto Arlt, Niní Marshall, Libertad Lamarque y Eva Perón.

En 1992 pasó a integrar el Catálogo de Edificios de Valor Patrimonial de la Ciudad de Buenos Aires, Área de Protección Histórica I (Ordenanza 45.517/92), con grado de Protección Estructural. El 24 de octubre de 1997 fue declarado Monumento Histórico Nacional a través del Decreto 1110/97 del Poder Ejecutivo Nacional.