BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 20 de octubre de 2018
OPINIÓN
Hacia la política del bien común
Por Noe Yonna. El dirigente del partido Ser advierte sobre la decadencia de la dignidad colectiva y destaca la necesidad de hacer del otro el objeto de la nueva política.
19 de julio de 2018
La exdiputada italiana Lucía Fronza definió la política como “forma necesaria del hacerse prójimo”. Y se dirá “¿qué tiene que ver con nosotros?”. Y responderé: ¡demasiado!

Ahora bien, estamos aturdidos con la palabra “política”. Porque históricamente esa actividad humana (en nuestra historia argentina) fue atacada, bastardiada, silenciada... y a partir del '76 hasta aniquilada. Pero, aún así con tantos tropiezos, supimos los ciudadanos recomponer y, hasta heroicamente, recuperar la República. Recuperamos nuestra dignidad colectiva, tratamos de recomponer los lazos sociales necesarios para convivir; pero llegó una nueva política que colapsó en el fatídico 2001: y el fantasma de la disolución nacional vociferó: “Que se vayan todos... que no quede ni uno solo!”

Por esas razones que, sospecho sólo suceden en Argentina, no se fue ni uno. Acá es donde importa que la política sea la “necesidad de hacerse prójimo”. Es la alteridad, es el otro el objeto de hacer política, es la nueva política, la forma de entender que sólo se progresa en el bien común. Más allá de las ideologías esta el otro que espera y, hasta desespera, ser ciudadano, pertenecer a la comunidad de intereses... y la enquistada política mira hacia sus intereses particulares; hacia la mismidad y no la otredad que nos interesa a todos.

En fin, vivimos tiempos tormentosos en los cuales no participar sería lo mejor; pero la ausencia colectiva debilita y empobrece a la política que, como ya dijimos, sólo será posible en el bien común. A no desesperar, hay nuevas generaciones que entendemos las necesidades de los conciudadanos. Entendemos que la llamada “rosca política” no tiene cabida en un proyecto país, donde los ciudadanos son los responsables de la realización de la República... y que la casta politiquera se vaya extinguiendo, es sólo cuestión de tiempo.

Como dice un joven político y dirigente argentino, Leo Anzalone: “Si no te preocupa y ocupa el otro... no hagas política”.