BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 16 de agosto de 2018
INFORMES
Cómo fue el primer semestre en Diputados: agenda social y un nivel de actividad similar al de 2017
La Cámara baja sesionó en ocho oportunidades -una menos que el año pasado- y convirtió en ley 10 proyectos. Los debates sobre los “tarifazos” y el aborto legal fueron los principales. Balance de la primera parte del año.
19 de julio de 2018
En el primer semestre del año, la Cámara de Diputados registró un nivel de actividad similar al del período anterior. Sin elecciones a la vista y con una agenda dominada por debates sociales -con el aborto legal y los “tarifazos” como principales temas-, la Cámara baja sesionó en ocho oportunidades -una menos que el año pasado- y convirtió en ley 10 proyectos, frente a los 12 logrados entre marzo y julio de 2017.

Así se desprende de un análisis de parlamentario.com elaborado en base a información oficial y a un informe de la Fundación Directorio Legislativo, que da cuenta de que el Poder Legislativo ganó protagonismo en la autoría de las leyes: aportó el 61% de las iniciativas sancionadas, mientras que el Ejecutivo impulsó el 39% restante.

Si se toma en cuenta la labor conjunta de ambas cámaras, la productividad fue menor. Entre marzo y julio de 2018, el Congreso aprobó 18 leyes, mientras en el mismo período del año pasado las normas sancionadas fueron 27. Además, 34 proyectos de ley tuvieron media sanción (15 en Diputados y 19 en el Senado), esto es, cinco menos que en el mismo período de 2017.

Sin lugar a dudas, el primer semestre de 2018 será recordado por el histórico debate sobre la despenalización y legalización del aborto. Aunque no fue el único proyecto de contenido social que pasó por la Cámara de Diputados: en la última sesión antes del receso, se sancionaron la “Ley Justina”, sobre donación de órganos, y la “Ley Brisa”, de reparación económica para hijos de mujeres víctimas de femicidios.



Lo que dejó el primer semestre

Ante la ausencia de sesiones extraordinarias en febrero, la primera actividad en el recinto fue la Asamblea Legislativa del 1ro. de marzo -no contabilizada en este informe-. “Lo peor ya pasó y ahora vienen años en los que vamos a crecer”, proclamó ante diputados y senadores el presidente Mauricio Macri en su tercera apertura de sesiones.

En su discurso, que duró 40 minutos y fue muy criticado por la oposición, Macri sostuvo que “las transformaciones que hicimos ahora empiezan a dar fruto”. Anunció el envío de un proyecto sobre equidad salarial de género y convocó al Congreso a dar el debate sobre el aborto legal. Los pañuelos verdes ya empezaban a verse en el recinto.



Dos semanas después de la Asamblea Legislativa, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, inauguraba su temporada de informes. En su primera presentación, el funcionario defendió a Luis Caputo de las denuncias por su vínculo con cuentas offshore. El ministro de Finanzas rindió cuentas luego ante la Comisión Bicameral de la Deuda, el 4 de abril, en una reunión que terminó en escándalo por el mensaje enviado en un papelito a la diputada Gabriela Cerruti.

El miércoles siguiente a la sesión informativa, Diputados realizó su primera sesión ordinaria desde 2016. Allí convirtió en ley la penalización de la tenencia de pornografía infantil y dio media sanción a la partición del “mega DNU” 27/18 en tres proyectos de simplificación y desburocratización del Estado, en las áreas de infraestructura, producción y la administración nacional.

Ese debate terminó en escándalo. Es que Cambiemos se fue del recinto cuando debía tratarse el dictamen de la oposición en rechazo al DNU ómnibus. Los diputados del oficialismo y también del bloque Justicialista dejaron la sesión sin quórum para la furia del kirchnerismo, el Frente Renovador y la izquierda.

Antes de que la sesión finalizara de modo abrupto, Diputados aprobó a mano alzada y por unanimidad una declaración de repudio al beneficio de libertad domiciliaria para los represores que figuraban en un listado presentado por el Servicio Penitenciario Federal.

En el mes de abril, la oposición se abroqueló en contra de los “tarifazos”. El Frente para la Victoria-PJ pidió una sesión especial para tratar proyectos relativos al congelamiento de los aumentos. Los bloques opositores restantes se sumaron, pero el intento fracasó por falta de quórum: sólo faltó un legislador para reunir el número suficiente. Todos los dardos apuntaron al salteño Alfredo Olmedo.

La oposición repitió la convocatoria la semana siguiente y en esa oportunidad el interbloque Cambiemos sí se hizo presente, pero para bloquear uno a uno los casi 30 proyectos para frenar los “tarifazos”, que no pudieron ser tratados porque al no haber pasado por comisiones, se necesitaba una mayoría de dos tercios.

Fue entonces que el peronismo “dialoguista” se tomó revancha e impulsó el debate en comisiones de uno de los proyectos, sobre “precios razonables”. Con ayuda del resto de las bancadas opositoras se consiguió dictamen de mayoría y el 9 de mayo fue aprobado en el recinto con 133 votos afirmativos, 94 negativos y tres abstenciones. Fue la primer gran derrota de Cambiemos en el año.

En esa misma jornada, durante la mañana, el oficialismo había logrado sancionar la Ley de Financiamiento Productivo y la nueva Ley de Defensa de la Competencia, ambas de interés para el Gobierno.



La actividad en el recinto continuó con un nuevo informe de Peña, el 23 de mayo, que dio lugar a la maratónica sesión del 13 de junio donde se trató el proyecto de aborto legal. El debate previo en cuatro comisiones abarcó los meses de abril y mayo y contó con la participación de 724 expositores, entre exfuncionarios, exlegisladores, actrices, escritores, periodistas y personalidades de la cultura.

La iniciativa sobre interrupción voluntaria del embarazo fue aprobada con 129 votos afirmativos, 125 negativos y una sola abstención, de la cordobesa Alejandra Vigo, tras más de 20 horas de una sesión electrizante. El voto a voto marcó el pulso de la jornada, que tuvo un final incierto hasta primera hora de la mañana del jueves 14. Una multitudinaria vigilia en los alrededores del Palacio Legislativo dio el marco para el triunfo del “sí”.

Tras ese paso histórico, el kirchnerismo volvió a la carga contra el Gobierno y el 19 de junio convocó a una sesión especial para tratar proyectos que obligaban al Ejecutivo a enviar al Congreso el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El Frente Renovador y el bloque Justicialista no acompañaron y la sesión se frustró por falta de quórum -hubo 68 presencias-.

Cambiemos accedió a que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, concurriera a dar explicaciones ante la Bicameral de la Deuda, tal como exigía el justicialismo. El funcionario asistió el 3 de julio y sostuvo que el acuerdo “es un reconocimiento al esfuerzo que ha hecho la Argentina y que continuará haciendo con un programa sólido y consistente”.

En la última sesión antes del receso invernal se aprobaron tres proyectos de fuerte contenido social: el que propone regularizar el dominio de más de cuatro mil barrios populares, villas y asentamientos de todo el país; la “Ley Justina”, para que todos los mayores de 18 años sean donantes de órganos salvo que se opongan; y la “Ley Brisa”, para otorgar una asignación económica a hijos de mujeres que murieron en femicidios.

Así concluyó el primer semestre en la Cámara baja, que después del descanso se abocará a la trascendental discusión del Presupuesto 2019 y de otros proyectos como la equidad salarial de género y -probablemente- la ley de extinción de dominio que el Senado se dispone a votar con cambios.