BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 23 de octubre de 2018
OPINIÓN
Violencia y antidemocracia
Por Gabriela Estévez. La diputada se muestra alarmada por el nivel de agresión que está adquiriendo fuera del Parlamento el último tramo del tratamiento del proyecto sobre el aborto.
19 de julio de 2018
El debate por el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), que ya cuenta con sanción de la Cámara de Diputados, se acerca a lo que podría ser su recta final en el Senado de la Nación.

La discusión está instalada en la sociedad entera y la pérdida de sentido por parte de quienes están en contra de la norma desencadenó hechos de violencia inusitados. Este 19 de julio, en el programa de “El Lagarto” que se transmite por canal 12, se emitió un video de una persona embarazada que increpaba y finalmente golpea fuertemente, mientras era incentivada por quien registró el video a “darle masa”, a una nena de 12 años que llevaba puesto un pañuelo verde.

Por otro lado, aparecieron afiches denunciando genocidio con imágenes de Mauricio Macri, Gladys González y Cristina Fernández de Kirchner, manchados con sangre y del mismo modo circula en Córdoba, un afiche y como mensaje de whatsapp con los nombres y las caras de las y los diputados que votamos a favor del proyecto que se discutiera durante tanto tiempo y que este año luego de una maratónica sesión pudimos aprobarlo, con las leyendas: “Ellos son responsables del genocidio argentino”. “No los votes nunca más”.

Esta última acción requiere de logística y la inversión de recursos económicos y humanos para llevarla adelante, esta acción profundamente antidemocrática desde su concepción hasta su ejecución, ataca sin discriminar banderas partidarias, ni más ni menos que a instituciones de la democracia. Porque la agresión no es solo a representantes legítimamente elegidos por el voto popular, con esta acción se está atacando a la democracia argentina de manera artera y cobarde porque no lleva una firma, se hizo de noche, a escondidas y además usa las creencias de personas que están legítimamente en contra de una norma que no los representa por los motivos que fueren, pero en este caso están siendo usadas y usados por manos inescrupulosas cuya única intención es atentar contra la democracia, contra nuestra democracia que tanto nos costó conseguir.