BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 21 de octubre de 2018
ENTREVISTAS
“De aprobarse el aborto legal, el Estado va a ahorrar un 43% en gastos hospitalarios”
La senadora Nancy González presentó un informe donde desmiente que el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo aumente los costos en salud. En diálogo con parlamentario.com, la integrante del bloque FpV-PJ sostiene que la legalización es un tema de “justicia social”. Cree que “hasta el 8, ninguno va a saber cómo sale esta ley”.
20 de julio de 2018
Por Carolina Ramos

Una de las pocas senadoras activas del Frente para la Victoria-PJ en las audiencias sobre aborto legal es Nancy González. La representante de Chubut, que convive en el bloque con la expresidenta Cristina Kirchner, presentó en los últimos días un detallado informe donde desmiente que el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo aumente los costos en salud.

“Esto para nada es un gasto en materia de salud. Al contrario: de aprobarse esta ley, se va a ahorrar un 43% en gastos hospitalarios que realiza el Estado por complicaciones ocasionadas en abortos clandestinos”, explicó González en una entrevista con parlamentario.com, tras la cuarta reunión de comisiones con la presencia de especialistas.

La kirchnerista avizora un “escenario parejo” en el voto a voto: “Hasta el 8 (de agosto), ninguno va a saber cómo sale esta ley”. Sostiene que al Gobierno “le conviene que se dilate” el tema si es que el proyecto vuelve con cambios a la Cámara de Diputados. Y, aunque evita responder sobre el silencio de Cristina, asegura que su bloque “ya tenía una postura tomada” a favor de la ley.

- ¿Qué conclusiones sacó en su reciente informe sobre aborto legal?

- A partir de haber escuchado a los expositores -primero en la Cámara de Diputados y ahora en el Senado- decir que era una irresponsabilidad votar esto porque iba a incrementar los costos en materia de salud, la primera reacción que tuvimos fue decir que todo lo que invierta el Estado en salud no es gasto, al contrario. Después, nos pusimos a trabajar con mis asesores en algo serio que demostrara que esto era verdad o mentira. Nos basamos en informes del Ministerio de Salud de la Nación y hablamos con especialistas (NdE: trabajaron Analía Messina, Patricia Rosemberg y Viviana Mazur), y llegamos a la conclusión de que esto para nada era un gasto en materia de salud. Al contrario: de aprobarse esta ley, se va a ahorrar un 43% en gastos hospitalarios que realiza el Estado por complicaciones ocasionadas en abortos clandestinos. Estamos hablando de horas de trabajo, de días de internación, y si se llega a necesitar una cirugía, de horas quirúrgicas, material descartable, medicamentos, anestesias… el ahorro sería realmente significativo.

- ¿Y si el Estado además produjera Misoprostol?

- Si fuéramos productores de Misoprostol, el presupuesto destinado a garantizar la interrupción voluntaria del embarazo sería un 55% menor de lo que cuesta en la actualidad. De los abortos que hoy son legales, el 70% se realiza con Misoprostol, y el otro 30% con la técnica AMEU, que es la Aspiración Manual Endouterina. Con todo esto desmentimos y ponemos blanco sobre negro para aquellos que dicen que aprobando este proyecto aumentaríamos el gasto en salud y que nuestros hospitales públicos no lo podrían cubrir. También es una alerta para las obras sociales, que están tan en contra de este proyecto porque creen que van a tener más gastos. Al contrario: se les va a disminuir el gasto.

- Algunos senadores plantean cambios al proyecto aprobado en Diputados, ¿hay algún aspecto que le haga ruido? ¿Hay margen para introducir modificaciones?

- Estoy totalmente convencida de que hay que votarlo como viene. El proyecto fue trabajado en Diputados durante varios meses. Todo proyecto es perfectible, pero tenemos que empezar. Después se podrán presentar otros proyectos para perfeccionarlo. Pero si le hacemos modificaciones, vuelve a Diputados, y lo que estaríamos haciendo es dilatar el tema. Por ahí al Gobierno le conviene que se dilate porque sigue en el tapete desde principios de año y otros temas mucho más importantes no se están mostrando a la sociedad.

- ¿Al Gobierno le conviene este debate?

- Macri habilitó este debate para tapar otros temas. También creo que ellos nunca evaluaron la dimensión de este debate y el impacto que iba a tener en la sociedad, tanto en los que están a favor como en los que están en contra. La gente se movilizó, la gente lo debate, la gente lo trabaja. Un millón de personas esperaron el resultado afuera de Diputados. No dimensionaron lo que iba a causar en la sociedad este debate, pero bienvenido sea. Yo estoy totalmente orgullosa de cómo se llevó adelante el debate en Diputados, y lo mismo debo decir de los presidentes de las tres comisiones del Senado. Se está llevando adelante un debate enriquecedor, plural, respetuoso, donde podemos escuchar todas las voces. Ojalá todas las leyes importantes de nuestro país se debatan con el tiempo y el respeto con que se está debatiendo este tema.



- ¿Cómo ve el escenario en el voto a voto?


- Yo veo un escenario parejo. Creo que hasta el 1 de agosto, cuando se firme el dictamen, no vamos a tener un panorama muy esclarecedor. Recién ahí vamos a tener un panorama de quiénes nos acompañan en el dictamen. Pero hasta el 8, ninguno va a saber cómo sale esta ley. Lo que sí creo es que va a ser una ley que se apruebe o que salga rechazada. No creo que den los votos como para introducir cambios.

- El mismo día que se aprobó el proyecto en Diputados, su bloque se pronunció a favor unánimemente a través de una publicación en Twitter. Sin embargo, la expresidenta se llamó a silencio, ¿por qué? ¿Va a tener algún pronunciamiento? ¿Se mantiene al margen de la discusión?

- Nosotros nos pronunciamos a favor porque mientras se estaba tratando en la Cámara de Diputados, estábamos siguiendo el proyecto de cerca y teníamos una postura tomada. Si la expresidenta va a hacer algún tipo de declaración o si se va a manifestar yo no puedo contestarlo. Habría que preguntárselo a ella. El bloque expresó que va a votar a favor y al expresidenta está dentro del bloque.

- ¿Lo hablaron con ella?

- Somos un bloque y todos los proyectos que vamos a votar lo hablamos, lo debatimos, intercambiamos ideas. Cada uno plasma sus opiniones y bajamos al recinto con la postura que cada uno decida tomar. No somos una escribanía: somos un bloque.



- En año que viene hay elecciones, ¿hay especulación política en este debate?

- Yo no creo que tenga nada que ver. Esperemos que no. No tengo conocimiento de que algún senador esté especulando políticamente. Esperemos que cada uno vote con su conciencia y más que nada por su responsabilidad. Nosotros cuando somos elegidos por el pueblo, no somos elegidos por ser católicos ni por ser evangelistas ni por ser laicos. Somos elegidos para representar al pueblo y para hacer las mejores leyes para el pueblo.

- ¿Recibió presiones?

- Sí, recibí presiones mediante mails y mensajes de texto. Pero uno sabe que esto puede pasar. No hay que tomarlo tan a la tremenda.

- ¿Por qué el aborto tiene que ser legal?

- Porque estamos hablando de salud, y cuando hablamos de salud y de proteger a mujeres que hoy se están muriendo porque se realizan abortos clandestinos, hablamos de justicia social. Aprobar el aborto legal es apostar a la salud pública y a que todas tengan el mismo derecho. No es que aquellos que aprobamos el aborto legal estemos promoviéndolo ni que vayamos a salir a los gritos a pedirle a las mujeres que se hagan abortos. Hay que ser conscientes de que el aborto hoy existe y va a seguir existiendo aunque no se despenalice. Lo que no queremos es que siga existiendo de manera clandestina. Las que lo pueden pagar, se lo pueden hacer en un lugar con todas las garantías, y las mujeres más humildes deben ir a lugares clandestinos, poniendo en riesgo su vida.


Para acceder al informe completo, haga click aquí.