BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 16 de agosto de 2018
COYUNTURA
La gran meta del Gobierno
El objetivo mediato del presidente Mauricio Macri es asegurar el Presupuesto para el año que viene. Funcionarios del Palacio de Hacienda aseguran que hay avances con las provincias, que recibirían más recursos, pero controlados.
7 de agosto de 2018
En el medio del escándalo de los cuadernos de las coimas que se investigan durante la gestión del kirchnerismo, en el gabinete económico continúan conversando con representantes de las provincias para poder llevar adelante el tratamiento del proyecto de Presupuesto 2019 en un año electoral y donde hay fuertes desafíos para cumplir ante el FMI.

En el Palacio de Hacienda algunos funcionarios aseguraron en las últimas horas que hubo avances en las conversaciones con los representantes de las provincias y que en principio el Estado nacional les garantiza a las gobernaciones que el próximo año recibirán más recursos, pero se ejercerá un mayor control sobre la ejecución de las partidas.

“Es indudable que en estos días todo el mundo está mucho más sensibilizado por el caso de los cuadernos de las coimas, del fallo que puso en prisión a (Amado) Boudou, y por eso ahora se empieza a considerar como trascendente ejercer un control sumamente estricto sobre el nivel de gasto y cómo se gasta”, destacó un integrante del gabinete económico.

El punto central de esta discusión y que en principio se está encaminando es que las provincias no tendrán que ajustar al nivel que se comprometió la Nación en el acuerdo con el FMI, pero sí se le exige desde el Ejecutivo nacional mantener estable el gasto público en el próximo año.

Paralelamente, el Gobierno nacional está analizando algunas medidas adicionales desde el punto de vista tributario para implementar el próximo año con el fin de asegurar un nivel de ingresos más sólido y de esa manera asegurarse el cumplimiento de la baja del déficit al 1,3 por ciento del PBI.

La Argentina deberá hacer frente a un déficit financiero de unos 8.500 millones de dólares, en tanto que el rojo fiscal implica que debe asumir el próximo año es una cifra entre 7.500 y 8.000 millones de dólares.

“El objetivo de implementar estas medidas o parte de estas medidas tiene que ver con la idea de cumplir con la baja del déficit fiscal, pero no recargando todo el peso sobre el gasto, sino apuntalando un poco más los ingresos tributarios”, agregó otro funcionario.

Esos aproximadamente 8.000 millones de dólares representan unos 225.000 millones de pesos, en base a la proyección de déficit para el próximo año que baja al 1,3 por ciento contra el 2,5 por ciento de 2018.