BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 11 de diciembre de 2018
NOTICIAS
Duras críticas de Guastavino a “sectores de la Iglesia”
Con la aprobación sostuvo que “se eliminan las muertes maternas por complicaciones”, algo que puso como “horizonte de todos los que apoyamos este proyecto”. Fuerte crítica a los sectores de la Iglesia que rechazan la iniciativa.
8 de agosto de 2018
El presidente de la Comisión de Justicia del Senado, Pedro Guastavino, calificó de “debate histórico” la discusión del aborto, y lo comparó con los de la Ley de Divorcio y la del Matrimonio Igualitario. “El mundo nos está mirando”, dijo, y aseguró que “la Argentina será un poco mejor si hoy tenemos aprobada esta ley”.

Tras quejarse de que en su cuenta de whatsapp había recibido el día anterior una serie de mensajes irreproducibles de parte de sectores que rechazan el aborto. “Me pasé el día esquivando crucifijos”, dijo y apuntó a “un sector de la Iglesia que quizá cuando nos desaparecían, torturaban, daban vuelta la cara, o cuando torturaban y violaban a nuestras compañeras desaparecidas miraban para otro lado”.

“Serán sectores de la Iglesia que representaban a aquel cura que cuando yo estaba preso en la cárcel de Coronda me venía a ver para preguntarme si quería arrepentirme y no tenía algo para ‘confesar’”, apuntó, considerando “lamentables” todas esas cosas, y anticipó que guardará todos esos mensajes amenazantes para mostrarles en el futuro a sus nietos para decirles que “esta es la Argentina que dejamos atrás”.

Contó luego que al inicio del debate él estaba en contra, pero tenía una “cabeza abierta” a escuchar todas las posturas. Sin embargo señaló que al cabo de esos 4 meses de debate en ambas cámaras comprendió que “la única forma de entender esto es desde el lado de la salud pública”. Se refirió a las ponencias del ministro de Salud y sus antecesores, y cuestionó la clandestinidad “que pone en riesgo la vida”, para señalar luego en cuanto a los costos que deben absorberse por el sistema de salud, “disminuyen drásticamente en un escenario de aborto legal, seguro y gratuito”. Asimismo “prácticamente se eliminan las internaciones por abortos con complicaciones y con ello los recursos destinados a este supuesto”.

Guastavino remarcó que “por sobre todo se eliminan las muertes maternas por complicaciones”, algo que puso como “horizonte de todos los que apoyamos este proyecto”.

“Hoy no estamos discutiendo aborto sí o aborto no”, dijo, sino “terminar de una vez por todas con el aborto clandestino y las muertes y secuelas que estas provocan en miles de personas año a año”.

El senador entrerriano remarcó en un pasaje que “el aborto legal, seguro y gratuito es la única forma de terminar con la muerte de más mujeres con embarazos no deseados”, y destacó a continuación el texto modificado que no alcanzó a convertirse en dictamen, en el que se atendieron cuestionamientos e inquietudes planteados por otros legisladores. Citó el caso de la reducción de 14 a 12 semanas para la interrupción voluntaria del embarazo. Asimismo destacó la eliminación de penas para aquellos médicos que se negaran a practicar abortos, como así también la cuestión de los objetores de conciencia, entre otras modificaciones que se hicieron a la media sanción de Diputados.

Resaltó las modificaciones aplicadas, y las contrastó con la postura contraria, desde donde dijo que “solamente hemos encontrado el rechazo liso y llano; pero no nos engañemos, los que piden más educación sexual, fueron los que paradójicamente se oponen a que se realicen en los establecimientos educacionales este tipo de cosas; los que proponen programas de atención a las mujeres con embarazos no deseados son los que implementan políticas de ajuste brutal y desfinancian la educación pública; los que exigen a las mujeres que se cuiden, o que ‘cierren las piernas’ son los mismos que luego condenan el libre ejercicio de la sexualidad, y la utilización de anticonceptivos y prevención de enfermedades de transmisión sexual. Si hasta tuvimos la desagradable experiencia de escuchar a un médico cuestionar la eficacia del uso del preservativo en el siglo XXI”.

“¿Entonces qué es lo que proponen? Nada, simple rechazo”, resumió.