BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 18 de diciembre de 2018
NOTICIAS
García Larraburu habló de “una solución escandinava para una Nación que está más cercana a Haití”
La rionegrina, que dio vuelta su voto y rechazará el aborto legal, cuestionó la utilización política de este debate y criticó el nivel de “violencia” por parte de “militantes feministas” hacia ella.
8 de agosto de 2018
Luego de dar vuelta su voto, la senadora Silvina García Larraburu (Frente para la Victoria-PJ) calificó el proyecto de aborto legal como “una solución escandinava para una Nación que está más cercana a Haití”, y observó que el debate fue “una fenomenal cortina de humo” lanzada por el asesor Jaime Durán Barba.

En primer lugar, García Larraburu se refirió a la viralización de su número de celular, y reveló que recibió “más de 5219 mensajes de whatsapp y más de 4800 mails en dos días”. “No he tenido tiempo físico de responderles, pero he tratado de leer los testimonios”, dijo.

“Atravesé un proceso de mucha reflexión e introspección, de aislarme, de volver a los barrios, y tratar de ser la voz de las personas que confiaron en mi con su voto, y también de las que no me votaron pero son ciudadanos de mi provincia. Siempre tratando de ser fiel a mis convicciones”, contó la legisladora.

Y acotó: “Seguramente hoy a algunos defraudaré. Les quiero pedir disculpas. Siempre traté en mi carrera política de dar lo mejor”.

La rionegrino advirtió que “hemos sido enredados para servir a tácticas de coyuntura” y en ese sentido alertó: “El 'duranbarbismo', con el cinismo que lo caracteriza y ese modo bastardo de ver la política, ha generado una fenomenal cortina de humo en un momento que no era el adecuado”.

Además, sostuvo que “el presidente nunca será recordado como el estadista que inició el sendero de reconocimiento de los derechos de las mujeres”, ya que “recorta” y “subejecuta” los presupuestos para garantizar esos derechos.

También habló de “un tema condicionado por una pelea personal con el Vaticano” y, sobre el proyecto en debate, consideró que “es una iniciativa deficiente, más allá de la buena voluntad del colectivo femenino”.

“Es un proyecto que nada tiene que ver con nuestra idiosincrasia. Una solución escandinava para una Nación que está más cercana a Haití”, remató.

Por último, García Larraburu se quejó por la “intolerancia” registrada en el debate, y particularmente denunció: “Las militantes de género han sido las más violentas al momento de comunicarse conmigo”.