BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 20 de octubre de 2018
LEGISLATURA PORTEÑA
Los diputados porteños celebraron el debate por el aborto
A favor y en contra, los legisladores de los diversos espacios que integran la Legislatura porteña se expresaron a favor de la discusión que se llevó a cabo en el Congreso de la Nación. Sin embargo, quienes se manifestaron a favor de la despenalización aseguraron que “será ley”.
9 de agosto de 2018
Tras la histórica sesión en la que el Senado de la Nación rechazó la despenalización del aborto, los diputados porteños de los diversos espacios que integran la Legislatura de la Ciudad analizaron el debate que se realizó en el Congreso y celebraron la forma en que se desarrolló. Asimismo, quienes se manifestaron a favor del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) aseguraron que “será ley”.

La presidenta de la Comisión de Mujer e Infancia, Andrea Conde, consideró que “no ganó la democracia, la política perdió la capacidad de representar a la demanda de las mujeres” y explicó que “las miles de pibas que se movilizaron fueron denominadas como ´La Revolución de las Hijas’; promovieron una ley que no estuvieron dispuestos a apoyar y acompañar, les salió mal porque encendieron una llama que es imparable”.

“¿Quiénes ganaron anoche en ese recinto? Ganaron los conservadores y los que tienen al cuerpo de la mujer como un territorio de ellos”, señaló y sentenció que “el aborto salió del closet”.

En ese mismo sentido, el diputado del PTS Patricio Del Corro aseguró que “el Senado es retrogrado y oligárquico, a nadie se le puede escapar que la marea verde era diez veces superior a la marea celeste, empujada por la mezquindad de estar en contra de un derecho tan elemental” y destacó que “este movimiento tiene décadas, pero ‘La revolución de las hijas’ le dio una fuerza imparable”.

“Después de más de dos siglos de existencia podemos seguir viendo como el Estado no está separado de la Iglesia, y pagarle fortuna a la Iglesia para que haga el lobby que hicieron en el último tiempo”, manifestó y advirtió que “la separación de la Iglesia y el Estado se va a lograr al igual que el aborto, con la pelea en la calle”.

A su turno, la legislador de AyL Marta Martínez consideró que “lo de este miércoles fue votar a favor del aborto clandestino, nadie puede desconocer esta realidad; quienes votaron en contra de la despenalización, avalaron y legitimaron los abortos clandestinos” y afirmó que “la dirigencia política mira sus propias conveniencias mientras las mujeres se juegan la vida en post de poder elegir”.

“Mientras en el Senado un delincuente como es el expresidente Carlos Menem levanta la mano para votar en contra de la despenalización, las mujeres siguen muriendo”, completó.

Por su parte, el oficialista Ariel Álvarez Palma destacó que fue “un día histórico” y añadió que “la ciudadanía ha proclamado una necesidad en torno a un derecho, el movimiento de mujeres ha evolucionado hasta llegar a reclamar por este derecho; todas las mujeres tendrían que poder elegir libremente y con conciencia sobre su cuerpo”.

“No fue un día de derrota, la democracia es perder y ganar, pero la realidad es que el camino que ha arrancado y es imparable. Tengo la convicción de que esto va a ser ley”, subrayó.

Además, el diputado de Vamos Junto Claudio Romero valoró que “es un tema que sólo el presidente Mauricio Macri fue el único presidente que tuvo el coraje de poner este tema sobre la mesa, ya que la última vez que se trato este mismo tema fue en 1921; este es un tema que tiene que ver con una clara política pública” y recordó que “en la Cámara baja 50 diputadas votaron a favor y 49 que no, por ende, no es algo de todo el género”.

Por otro lado, la diputada de Vamos Juntos Paula Villalba consideró que “el rechazo cierra el debate parlamentario por ahora, pero ya no hay marcha atrás” y celebró “profundamente el avance que tuvo la despenalización del aborto en la agenda pública, los cambios finalmente vendrán”.

Además, manifestó que quienes abortan sufren la “injusticia” de ser penalizadas e insistió en que “hoy las mujeres abortan con el riesgo de perder la vida, muchas seguirán callando para siempre”.

Sobre esa misma línea, el trotskista Gabriel Solano consideró que “lo que existió es un papelón histórico del Senado de la Nación, se escucharon bestialidades, la peor de todas fue la Urtubey, quien relativizo las relaciones sexuales intrafamiliares” y resaltó que “hubo masas de mujeres reclamando en las calles la despenalización y recibió como respuesta del Senado un ‘no’”.

“Se trato de una clara maniobra política y no lo digo yo, lo dijo Elisa Carrió, cuando aseguró que ‘el presidente me dijo que esta ley no iba a salir’”, denunció.

A su tiempo, el vicepresidente primero del bloque Vamos Juntos, Maximiliano Ferraro, afirmó que “quienes acompañamos la legalización del aborto podemos tener algún tipo de sensación de enojo y desesperanza, pero no comparto la posición que se quiere instalar que la democracia no ha funcionado” y recordó que “por primera vez en 35 años de democracia pusimos el debate un tema tabú y que estaba prohibido en la agenda pública de los distintos poderes del Estado”.

“Este debate nos enriqueció como sociedad y no se ganó, pero estoy confiado que en el mediano o corto plazo será ley”, agregó y pidió “reivindicar esa posibilidad de debate y que esto es un tema de agenda pública que ganó las calles”.

Además, la kirchnerista Victoria Montenegro explicó que “no estamos tristes, sabemos que se gana y se pierde, pero si es importante que sigamos adelante y luchando” y precisó que “para que haya esta gran movilización de jóvenes tuvimos que construir un país que les permita reconstruirse, es un gran orgullo”.

“Escuchamos expresiones terribles, muy clasistas; cualquier mujer en edad de gestar puede embarazarse, no es sólo una cuestión de clases bajas”, sentenció.

Por otra parte, el oficialista Hernán Reyes aseveró que “esta a la vista la dimensión de este debate y la división que ha generado en la sociedad; el debate que se está dando en el conjunto de jóvenes y mujeres es transversal a todos, para los verdes y los celestes” y argumentó que “no podemos condenar a la clandestinidad a nadie, ya sea una multimillonaria o una mujer de clase baja; pero la realidad es que existen diferencias sobre el acceso que cada una tendrá a esa intervención”.

En contraposición, el oficialista Eduardo Santamarina aseguró que “Argentina ratifico su compromiso con la vida” y celebró que “Macri haya dado la posibilidad de debatir este tema en el Congreso después de más de 100 años; más allá de algunos pocos incidentes y de algunas expresiones desafortunadas, tenemos que celebrar la forma en la que el debate se llevo a cabo”.

“En este debate se puso en juego un valor que es innegociable, como lo es la vida. La mujer está embarazada o no lo está, no es que hay un poquito más o menos de vida”, indicó y sentenció que “cómo Estado y sociedad tenemos que prevenir y evitar que las mujeres sigan pasando por esa situación desesperada y angustiante; las mujeres tienen que comprender que la decisión de terminar con una vida no es nuestra, sino de la naturaleza”.

A la vez que su compañero de bloque Claudio Cingolani precisó que “no es una cuestión de cantidad de gente que se moviliza, es una cuestión de argumentos y de ideas” y pidió “no adueñarse del conflicto y el problema, estamos hablando de la vida y eso no tiene color político”.

“Este debate nos hizo crecer como sociedad, celebró que se haya podido debatir en las casas, en las instituciones y en las escuelas. Fue este Gobierno y no otro el que propicio el debate, sentando las bases en la unión en la diversidad”, añadió y concluyó que “esta ley así como estaba concebida no solucionaba la cuestión de fondo, no se puede demonizar las cuestiones de fe; ninguna vida es más importante que la otra, tenemos que respetarnos y convivir”.