BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 14 de agosto de 2018
OPINIÓN
La unidad prevalece sobre el conflicto
Por Juan Carlos Tomasetti. Los consensos se alcanzan cuando hay noción del interés común y del poder que tiene cada uno.
10 de agosto de 2018
Recordemos esta enseñanza del papa Francisco, que nos ayuda a todos sin excepción. En la exhortación apostólica “Evangelii Gaudium”, el santo padre nos dice: “Que el conflicto no puede ser ignorado o disimulado. Ha de ser asumido.

Pero si quedamos atrapados en él, perdemos perspectivas, los horizontes se limitan y la realidad misma queda fragmentada. Cuando nos detenemos en la coyuntura conflictiva, perdemos el sentido de la unidad profunda de la realidad”.

Ante el conflicto, algunos simplemente lo miran y siguen adelante como si nada pasara, se lavan las manos para poder continuar con su vida. Otros entran de tal manera en el conflicto que quedan prisioneros, pierden horizontes, proyectan en las instituciones las propias confusiones e insatisfacciones y así la unidad se vuelve imposible.

Pero hay una tercera manera, la más adecuada, de situarse ante el conflicto. Es aceptar sufrir el conflicto, resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo proceso (Felices los que trabajan por la Paz-Mt5.9). De este modo, se hace posible desarrollar una comunión en las diferencias, que solo pueden facilitar esas grandes personas que se animan a ir más allá de la superficie conflictiva y miran a los demás en su dignidad más profunda.

Por eso hace falta postular un principio que es indispensable para construir –la amistad social –: la unidad es superior al conflicto.

Ello no es apostar por un sincretismo, ni por la absorción del uno por el otro, sino por la resolución en un plano superior que conserva en sí, las virtualidades valiosas de las polaridades en pugna.

La unidad prevalece sobre el conflicto.

Los 194 votos, unánimes, con cero en contra, para la ley de entrega de lotes en las villas, se construyó sobre inesperadas coincidencias entre Mauricio Macri y Cristina de Kirchner, el papa Francisco y Jaime Durán Barba, el Pro, los radicales, Carrió, todos los peronismos y la izquierda. Del otro lado no quedó nadie. Cero votos. Insólito en la Argentina de la intransigencia y la intolerancia. Una muestra, además, de que los consensos se alcanzan cuando hay noción del interés común y del poder que tiene cada uno.

Licenciado Juan Carlos Tomasetti – Docente (A.H) ICAP