BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 15 de noviembre de 2018
OPINIÓN
La idea de un Consejo Fiscal Nacional
Por Juan Carlos Tomasetti. El autor transcribe párrafos de un libro de Humberto Petrei que considera de suma actualidad.
23 de octubre de 2018
Nos parece de precisa actualidad, recordar lo escrito hace 20 años, por el profesor Humberto Petrei, en su libro: “Presupuesto y Control - Pautas de reforma para América Latina”. En el Capitulo18 –El presupuesto y los fines de la política económica-, afirma: “Una posibilidad de resolver los problemas de estabilización que enfrentan los países latinoamericanos, es a través de un organismo nacional con suficiente fuerza, prestigio, independencia y credibilidad y sin banderías políticas, el cual tendría a su cargo un seguimiento público del déficit y el nivel de endeudamiento, como podría ser un consejo fiscal nacional (CFN) (…) La propuesta parte de la idea de que los países de América Latina han sido forzados a utilizar una política fiscal pro-cíclica”.

“Ocurre que cuando una economía está en contracción, debe recurrir a los organismos internacionales y a los mercados mundiales de crédito para obtener los recursos que les permitan continuar atendiendo sus obligaciones”.

“Para otorgar tales créditos, el FMI demanda la generación de superávit, o reducción del déficit, según el caso, para generar excedentes que permitan hacer frente a los servicios de la deuda”.

“Tal requerimiento implica aumentar los impuestos o reducir el gasto público o una combinación de ambos, políticas que profundizan la caída del producto, vale decir actúan pro-cíclicamente”.

“Con frecuencia el ajuste necesario se demora, haciendo el ajuste final aún más difícil o penoso. En virtud de problemas de arrastre y la persistencia de las practicas señaladas, muchas economías latinoamericanas muestran hoy una alta volatilidad, un exceso de deuda, y algunas, un déficit importante, todo lo cual reduce se acceso al crédito... (¡esto fue escrito hace 20 años!). “En la base de aquella propuesta está la idea de que siempre hace falta un aval del FMI para que un país pueda acceder a nuevos fondos”.

“La credibilidad puede aumentarse transfiriendo parte de la responsabilidad por el seguimiento de las cuentas fiscales a un ente nacional dotado de capacidad técnica y librado de los avatares políticos de corto plazo (...) Este consejo fijaría en cada año, límites al aumento de la deuda compatibles con una visión de largo plazo y un análisis de las circunstancias prevalecientes en cada año”.

“Gozaría además de una independencia similar a la del banco central en algunos países de América Latina, estaría formado por personas de alta capacidad técnica y un alto prestigio profesional, tendría suficiente estabilidad como para operar con independencia y daría a la política fiscal la debida continuidad aumentando de esa manera la credibilidad del sistema (…) Naturalmente esto no reemplaza a los órganos naturales de una democracia occidental moderna”.

“EN LA MEDIDA QUE ESTE CONSEJO PUEDA FORMARSE A PARTIR DE UN AMPLIO ASENTIMIENTO DE LAS FUERZAS POLITICAS DEL PAIS” ( las mayúsculas la pusimos nosotros).