BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 17 de noviembre de 2018
EMPRESARIAS
Negro, que te quiero negro
Fiat Toro 2.0 Blackjack 4WD A/T 9M. Versátil, como pocos vehículos, ahora la versión tope de gama puede ser obtenida en el color de la noche. Se siente cómoda en la ciudad, el trabajo y aún fuera del camino, y brilla por su equipamiento, su contenido tamaño y su ultra moderno aspecto.
24 de octubre de 2018
Por Roberto Nemec

La última versión de la pick up subcompacta de la casa italiana, que nos llega desde 2016 de Brasil, es esta denominada Blackjack, que en realidad es, salvo el detalle del color, una variante del tope de gama Volcano Pack Premium. Construida en la nueva planta pernambucana, la misma de donde salen los Renegade, sobre igual plataforma que el Jeep (alargada en este caso), y también comparte con él la misma planta impulsora y transmisión.



De armonioso estilo, agresivo y deportivo, está destinada a un sector de usuarios que buscan un tamaño más contenido que el de las medianas, pero no se conforman con el que ofrece la Strada. Ofrece un equipamiento que nada tiene que envidiar a las de clásicas y un aspecto en el que supera a las del segmento más difundido.

Con un largo total de 4,91 metros, la Toro es así unos 40 centímetros más corta que el promedio de las medianas; su caja de carga para una tonelada cubica 840 litros. El sistema de apertura del portón trasero es de doble hoja, que pivotean horizontalmente, y se destraban con el control remoto. Debajo de la caja se aloja la rueda de auxilio que, lamentablemente, es de uso temporal.



El interior es casi idéntico al del Renegade, aunque domina, por supuesto, el negro. Se percibe su calidad, tanto en los materiales con profusión de plásticos de suave textura y también en la mano de obra aplicada, que superan largamente a lo que estamos acostumbrados a ver en los productos Mercosur. Nominalmente es para cinco pasajeros, pero cuatro disfrutarán de gran comodidad. Los de adelante con todo el confort imaginable, incluida la posición de manejo ideal (para una chata…) que se logra con la regulación eléctrica de la butaca del conductor a la que se suma la doblemente variable de la barra de dirección. Atrás se anota la dureza de los cojines y el espacio no es tan amplio, especialmente en lo longitudinal, pero sí en la altura, gracias a una leve concavidad del techo.



El tablero de instrumentos, que combina elementos de aguja y digitales, es completísimo, con elementos que hoy en día llaman la atención, como el indicador de presión de aceite, estado de la carga de la batería, temperatura del líquido del radiador y aceite y presión en los neumáticos, entre otros datos.

Respecto al motor es el conocido turbodiésel Multijet, de 2.0 con tapa de dieciséisválvulas, con geometría variable e intercooler, que produce 170 CV a 3.750 rpm y que entrega un torque máximo de 35,7 Kgm a 1.750 rpm. Se destaca por su progresividad, pero muestra lo mejor por arriba de las 2.000 rpm, cuando se despierta del todo con el turbo. Por eso en el tránsito urbano es algo pachorriento y a bajo régimen bastante rumoroso. En ese empleo el consumo está cercano a los 12 km/l, mientras que en ruta a 90 Km/hora establecimos 16,5 Km/litro y a 120 km/h y 13,4; a esta última velocidad el motor gira a moderadas 1.800 vueltas por minuto.

En cuanto a sus performances, en las pruebas de campo establecimos la velocidad máxima en 185,2 Km/hora, girando a 3.500 rpm. De 0 a 100, en Drive acelera en sólo 10,9 segundos, en tanto que para pasar de 80 a 120 Km/hora (dato interesante para pasar a un camión, por ejemplo) tarda razonables 8,2 segundos.



La tracción es 4x4 integral permanente e inteligente, es decir que normalmente circula en 4x2 y la doble se conecta ante la exigencia del terreno. La caja de velocidades automática e inteligente, es como en el Renegade, de nueve marchas con levas tras el volante, la primera es muy corta y tiene una función que modifica la entrega del par motor y retrasa el momento en el que la caja automática cambia a segunda, cumpliendo trabajando como una caja reductora. La quinta marcha ya es directa y las cuatro siguientes, desmultiplicadas llegan a la 9a, tan extremadamente larga que tiene una relación de 0,48 a 1, cuando el vehículo circula a 130 Km/hora el motor gira a apenas 1.900 rpm, lo que hace que los 60 litros del tanque se estiren.



El confort de marcha es una de las mayores virtudes de la Toro, al igual que su comportamiento dinámico. Tanto en ciudad donde se nota casi como un auto, como en la ruta donde luce un andar bastante aplomado pese a su despeje de casi veinte centímetros. Sin embargo, la asistencia de la dirección eléctrica es un tanto excesiva: muy apropiada para la ciudad, pero no para la ruta. El comportamiento fuera de camino es mucho más que aceptable, lo que significa un plus en su aceptabilidad. Cabe destacar que, si bien cuenta con suspensiones independientes Multilink en el eje trasero, los resortes tienen un mayor recorrido y grosor. A la hora de frenar responde satisfactoriamente aún con tambores en el tren trasero: se detiene en 42,5 metros, viniendo de 100 Km/horas.

Uno de los puntos más altos de ésta pick up es el equipamiento, que la coloca muy ventajosamente ante sus escasos rivales de su segmento y aún de otros.



En confort sobresalen el sensor de estacionamiento con cámara de retroceso, techo solar eléctrico, tapizado de cuero, espejos retrovisores eléctricos y rebatibles con luz de acceso, climatizador bizona, pantalla táctil multimedia de 5'' con navegador satelital, bluetooth, levantavidrios eléctricos con one touch, sistema "Follow Me Home" y encendido sin llave (con comando a distancia, inédito en este tipo de vehículos), dos tomas de 12v, apertura y encendido sin llave (Keyless / Remote Start), volante multifunción con cuero, butaca del conductor con múltiples regulaciones eléctricas incluyendo lumbar, etc, etc.



En cuestión de seguridad ofrece, airbags frontales, laterales, de cortina y de rodilla, alerta de cinturones de seguridad sin abrochar, rompenieblas delanteros (con función cornering), luces diurnas de led, controles electrónicos de estabilidad, descenso, antivuelco y tracción, protector de cárter, asistente de arranque en pendiente, sistema de asistencia en frenadas de emergencia, frenos ABS con EBD y anclajes Isofix para sillas infantiles entre otros.



Prácticamente no tiene rivales directos, ya que la Renault Duster Oroch es más pequeña y se ofrece únicamente con motor naftero y caja de cambios manual. Por otra parte hay diferencias en el posicionamiento: Oroch está por debajo de este modelo. El precio es de 1.204.5000 pesos y la garantía es de tres años o cien mil kilómetros.