BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 15 de noviembre de 2018
LEGISLATURA PORTEÑA
Denuncian que la Ciudad está “blindada” para la Auditoria General
La auditora General de la Ciudad por Evolución, Mariela Coletta, votó por primera en vez en contra de la planificación anual del organismo de control, debido a que el próximo año no se auditará el Paseo del Bajo ni el subte.
2 de noviembre de 2018
A días de que se debata en la Legislatura porteña la aprobación del Presupuesto 2019, la auditora general de la Ciudad por Evolución, Mariela Coletta, rechazó la planificación del organismo que controla la gestión y los recursos públicos del distrito capitalino. La medida se debió, entre otros motivos, a que no se auditará el Paseo del Bajo ni -por segundo año consecutivo- el subte.

En ese sentido la funcionaria aseguró que “la Auditoría está muy frágil: cada vez cuesta más controlar y acceder a la información” y resaltó que “es la primera vez, de cuatro veces que me tocó discutirla, que voté en contra de la planificación” ya que “hubo proyectos grandes que no fueron contemplados, como Paseo del Bajo -la obra más grande en los últimos 50 años-, subte o la tan publicitada Secundaria del Futuro”.

Es así que Coletta enumeró las razones por las que considera clave auditar el servicio de subte este año: “los pedidos de base para auditar fueron línea E, línea C, tarifa técnica y la licitación; pero después de eso, pedimos otras opciones más acotadas. Es clave este año porque se renueva la concesión y fue uno de los años con más reclamos de los usuarios, pero no hubo caso”.

Además, sostuvo que “nuestros informes, año tras año, detectaron irregularidades, falta de mantenimiento y problemas de accesibilidad en casi todas las líneas. Fue uno de nuestros trabajos el que detectó la desprolijidad en la compra de los vagones que se terminaron desechando por tener asbesto”.

“No hay ningún motivo, no hay argumentos para dejar afuera del control ciertos proyectos de mucho presupuesto”, advirtió y resaltó que “en la Auditoría se perdió mucho el nivel en la discusión técnica y eso tiene que ver con las mayorías. Por primera vez pasa que, de siete auditores, cuatro son del oficialismo; eso disminuye la vara en cuanto a la discusión técnica de lo que auditamos y habilita a no argumentar un montón de cosas”.

Por otra parte la auditora denunció que “tenemos problemas de acceso a la información, las respuestas a los pedidos de datos a la Ciudad llegan muy tarde o no llegan” y consideró que “hay una resistencia a dejarse controlar, demoran mucho la información, piden prórrogas, no las mandan. Hay una debilidad constante que se va empeorando”.

En lo que respecta al Paseo del Bajo, Coletta insistió en que “si bien pudimos auditar la etapa de licitaciones y adjudicaciones, no se incluyó ahora la ejecución de la obra, que es lo que va a indicar el monto final de los trabajos” y afirmó que le parece “todavía más importante después de que el primer informe detectó irregularidades en los procesos de licitaciones y adjudicaciones de los tres tramos (A, B y C) en que se divide la obra y en casi todas las obras complementarias”.

“Sucedió que de los tres tramos el más caro fue el C, después el B y después el A, y las empresas no podían ser las mismas en tramos distintos, los sobres de las licitaciones serían abiertos en ese orden para que la mejor oferta pudiera adjudicarse en ese tramo más caro. A último momento, se resuelve cambiar el orden de apertura y abrir primero el tramo A; es una cosa totalmente extraña, que no se justificó: hay actas que faltan, sobres que se abrieron en lugares que no eran los indicados, con personas que no eran parte de la comisión evaluadora. Son todas irregularidades en el procedimiento que no se pueden explicar”, advirtió.

Otra de las áreas que Coletta señaló como cuestionables en la planificación es educación. “No se va a auditar formación docente y yo quería ver qué se relevó para tomar la decisión de crear la UniCABA; el año pasado quise ver calidad educativa para ver qué se había relevado para crear la Secundaria del Futuro, tampoco lo pude ver”, subrayó.

“Cuando fue el lanzamiento de la Secundaria del Futuro planteaban una alfabetización informacional y digital, impresoras 3D y tecnología en las aulas, en mis manos tenía un informe que acabábamos de sacar que hablaba del estado de las escuelas medias: decía que el 50% de los cargos docentes estaba sin cubrir, que el 70% de las escuelas no tenía internet, que el 85% no tenía espacio suficiente. Creo que es razón suficiente para seguir auditando el tema”, sostuvo.

Finalmente, la auditora sentenció que “el presupuesto de la Auditoría se ve disminuido en términos reales en un 10%: más del 90% del total se ocupa en salarios, en profesionales, lo que limita mucho en cuanto al control y lo que hacemos”.