BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 25 de marzo de 2019
NOTICIAS
“A nosotros no nos mueve un pelo la calle”, aclaró Pichetto
El rionegrino comparó lo que sucedió esta vez con lo vivido durante el debate en Diputados. “Las masas de la liberación no vinieron al Senado”, ironizó. Calificó a Sturzenegger de “personaje siniestro” y criticó “las tonterías” que dice Dujovne.
15 de noviembre de 2018
“A nosotros no nos mueve un pelo la calle”, aclaró el jefe del interbloque Argentina Federal, Miguel Pichetto, sobre el final del prolongado debate sobre el Presupuesto, y en ese sentido celebró, con cierta ironía, que “las masas de la liberación no vinieron al Senado” a protestar contra la ley.

Al inicio de su discurso, Pichetto sostuvo que “estamos creando nuevos impuestos que pagan fundamentalmente los empresarios y la clase media”, y aclaró que la ley de Bienes Personales no lo satisface. “Pero bueno, esta es la realidad en el marco de esta crisis en la que todo voló por el aire”, se resignó.

Pasadas las 2.30, el rionegrino criticó al extitular del Banco Central Federico Sturzenegger, al que calificó de “personaje siniestro”, y también al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, del que cuestionó “las tonterías que dice este hombre”, a propósito de sus dichos de este miércoles en la que dijo que “nunca se hizo un ajuste de esta magnitud sin que caiga el Gobierno”.

“Ustedes tampoco se dejan ayudar”, advirtió, haciendo hincapié en que no veía la presencia de “un senador del sur”, en referencia al radical Eduardo Costa, ausente en la sesión por cuestionar la falta de algunas obras para su provincia, Santa Cruz.

Más adelante, Pichetto sostuvo que “hay dos mociones: votar este Presupuesto”, al que calificó como “malo”, o “votar en contra”, cosa que consideró “una muy mala señal en términos internacionales”, pero aclaró que eso pone en marcha la ley de administración financiera y obliga a reconducir el presupuesto 2018, que tenía valores que “no existen más”, implicando eso un gran poder “discrecional” para el Gobierno.

“No votar el Presupuesto no cambia el plan económico, ni lo malo del plan económico”, apuntó. Insistió con la necesidad de “una convocatoria nacional, de políticas de Estado”, recordó que viene pidiéndolo desde el principio de este Gobierno.

Celebró luego como “una buena noticia” que “las masas de la liberación no vinieron al Senado”, y aclaró que “a nosotros no nos mueve un pelo la calle (…) Nunca la votación de un presupuesto fue un hecho insurreccional en la calle”.

“Este es un presupuesto de crisis”, sostuvo, para recordar el Presupuesto que no le votaron al gobierno kirchnerista en 2011, lo que llevó a reconducir el Presupuesto anterior.

Destacó luego que 74,5% del gasto primario es gasto social, y reprochó que desde el oficialismo no lo destacaran. “Han sostenido el gasto social y ni siquiera lo han remarcado”, advirtió.

Promediando su discurso, Pichetto alertó sobre el gasto público en la Argentina, y habló luego sobre el gasto en seguridad. “Es un tema que preocupa”, señaló, para volver sobre el tema de los inmigrantes que delinquen. “El ingreso en la estructura urbana de la ciudad flexibiliza relaciones laborales, que debería estar preocupando mucho a los sindicatos donde no hay trabajadores argentinos”, destacó, remarcando que “está flexibilizándose el trabajo sin que nadie lo diga”.

“A este Presupuesto hay que votarlo”, insistió sobre el final, destacando que esto agregará confianza a un país calificado como “incumplidor”, y recordó que la Argentina cayó 8 veces en default. Calificó el endeudamiento argentino como “temerario”, y se quejó porque el Gobierno “destruye la política, la desprecia”.

Confirmó el acompañamiento al Presupuesto, porque “es un mal menor” y destacó que “la existencia misma del Congreso tiene que ver con esta ley, con hablar con la verdad. Este ajuste tan mencionado ya ocurrió, no tanto en este Presupuesto, ocurrió con la devaluación, con el impacto en los salarios. No votamos, el plan sigue vigente, aumentamos la discrecionalidad”.

Aclaró también que una parte de su bloque no lo votaría, y criticó a los medios que ve “tan preocupados” por la eventual fractura de esa bancada.