BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 17 de diciembre de 2018
NOTICIAS
La Cámara baja aprobó un proyecto para las personas apátridas
La iniciativa cuenta con apoyo de la Cancillería y ahora deberá ser tratada en el Senado. Regula la situación de aquellos que no son reconocidos por ningún Estado.
5 de diciembre de 2018
La Cámara de Diputados aprobó y giró al Senado este miércoles un proyecto de ley sobre reconocimiento y protección de las personas apátridas, es decir, aquellos que “no sean considerados como nacionales por ningún Estado, conforme su legislación”.

La iniciativa fue avalada como parte de un paquete que se votó sin debate, y que recibió 200 votos a favor y dos abstenciones.

La futura ley será aplicable “a toda persona solicitante de la condición de apátrida, o apátrida que se encuentre bajo jurisdicción de las autoridades argentinas, y siempre que no esté comprendida por las disposiciones de la Ley General de Reconocimiento y Protección al Refugiado 26.165 y su reglamentación”.

La norma busca asegurar “el disfrute más amplio posible de sus derechos humanos y regular la determinación del estatuto, protección, asistencia y otorgamiento de facilidades para la naturalización de las personas apátridas que no sean refugiadas”.

“El objetivo es asegurar a las personas que no tengan nacionalidad la normalización de su situación en la Argentina, facilitando la obtención de la nacionalidad para que puedan disfrutar de sus derechos humanos. Así podremos brindar protección, asistencia y otorgamiento de facilidades para la naturalización de las personas apátridas que no sean refugiadas”, sostuvo la radical Karina Banfi, autora del proyecto.

En un comunicado, la diputada explicó que “cuando en un país hay guerras o circunstancias que violan el derecho a la identidad, como sucedió tras la disolución de la URSS y la aparición de nuevos Estados, muchas personas se quedan sin nacionalidad alguna; a ellos se los denomina apátridas. Esta ley propone al mundo ser un país hospitalario y que cobije a todos”.

El órgano competente para determinar la condición de apátrida será la Comisión Nacional para los Refugiados (CONARE).

La CONARE mantendrá una entrevista personal con el solicitante, que será asistido por un letrado y también por un traductor o intérprete si fuera necesario.

El estatuto cesa cuando la persona apátrida se naturaliza, cuando adquiere la nacionalidad argentina o si es sido reconocido como nacional por otro Estado.

Hasta que se resuelva su solicitud de reconocimiento de condición de apátrida, se le otorgará al solicitante un documento provisorio para permanecer en el territorio nacional, trabajar y acceder a servicios de salud y educación.

Una vez que la persona sea reconocida como apátrida, podrá obtener una residencia temporaria y podrá tramitar un documento nacional de identidad. Todos los procedimientos administrativos serán gratuitos para la persona apátrida.

El estatuto de apátrida no será concedido a las personas que hayan cometido un delito contra paz, delito de guerra, delito contra la humanidad o delito grave de índole no política.

Según cálculos de organismos internacionales, hay al menos 10 millones de personas que se consideran apátridas en todo el mundo.