BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 21 de marzo de 2019
OPINIÓN
Las PyMEs cierran el año en estado de emergencia
Por Vicente Lourenzo. El titular de la Consultora LP analiza las medidas que entiende que deben tomarse para acelerar la reactivación del sector.
2 de enero de 2019
Ya está terminando un año para olvidar en el sector micro y pequeña empresa: caída generalizada en todos los sectores de los volúmenes de venta y aumento explosivo de todos los costos que generaron en el 2018 que la inmensa mayoría de este tipo de empresa hoy esté con rentabilidad nula o negativa.

Aquellas que aún permanecen abiertas, es porque sus propietarios financian las pérdidas con reservas obtenidas en mejores momentos, y los que ya se les terminaron o que nunca la obtuvieron, lamentablemente van a tener que cerrar.

Por dicho motivo es necesario implementar con carácter de urgente una serie de medidas, declarando en emergencia este sector que hoy representa, según el Ministerio de la Producción de la Nación, aproximadamente 327.000 empresas inscriptas en el Registro correspondiente.

Medidas fiscales: 1- Exceptuar a las MiPyMEs de todo régimen de retención/percepción de impuestos nacionales, provinciales y municipales: es imprescindible dejar de pagar impuestos por adelantado para fortalecer el alicaído capital de trabajo.

2- Generar un período de espera de por lo menos 180 días para todo tipo de deuda impositiva o previsional incluida en planes de facilidades de pago vigente o caduco. Dos de cada tres empresas MiPyMEs poseen en sus pasivos fiscales, como mínimo, un plan de facilidades de pago. Su acumulación en su amortización reduce aún más la capacidad financiera para afrontar todo tipo de deuda corriente.

3- Suspender por 180 días todo tipo de acción judicial (embargo, inhibición, etc.) por parte de cualquier organismo de recaudación nacional, provincial o municipal.

Laborales: 4- Se hace imprescindible sostener el empleo PyME ya que este sector no despide (por carecer de capacidad financiera para hacerlo) sino que llega al extremo de cerrar teniendo que despedir a la nómina completa. Para ello hay que aumentar y facilitar los mecanismos para la obtención de los REPRO (Programa de Recuperación Productiva) por lo que se subsidia en forma directa al empleado PyME hasta dos veces el salario mínimo, vital y móvil.

5- Se debe elevar el actual mínimo no imponible de las contribuciones patronales, hoy en $17.509 por empleado para todas las PyMEs.

6- Se debe reducir un 50% la Contribución Patronal (hoy en 17.5%)

Financieras: 7- Se hace imprescindible intimar al sistema bancario y/o financiero a abstenerse de percibir comisiones o gastos que hacen a su actividad habitual (Ej: comisiones por depósitos en efectivo, por deposito de cheques, etc.) ya que restan capital operativo a la empresa PyME.

8- Se debe retomar los programas públicos Ahora 12 y Ahora 18 sin comisiones para el comercio y sin interés para el consumidor. Es necesario reconstituir el poder de compra para reactivar la rueda de consumo.

9- Por 180 días se deben generar líneas especiales de crédito destinadas fundamentalmente para asegurar al pago de sueldos y jornales a tasa subsidiada en un 80% para poder facilitar el repago de la misma.

Tarifarias: 10- Se está anunciando el nuevo incremento tarifario para el 2019. Se debería exceptuar de dichos aumentos al sector PyME tanto para la luz, el gas y el agua.

11- Se debe establecer un subsidio del 50% a las PyMEs que son electro y gas dependientes.

Si bien el Estado está en un proceso de reducción de sus gastos a efectos de equilibrar su déficit fiscal, el costo que significa esta serie de medidas es mínimo si se lo mide en costo social que puede acontecer si miles de pymes cierran sus puertas.