BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 18 de abril de 2019
OPINIÓN
Mauricio, el salvavidas de plomo con chances de triunfo
Por Máximo Luppino. El dirigente del PJ advierte que desde el oficialismo plantean la necesidad de desdoblar elecciones por la negativa imagen del presidente.
15 de enero de 2019
El presidente de la Nación Argentina, mentor del Pro y de Cambiemos, alfarero de múltiples triunfos electorales; hoy, según las encuestas más confiables, es un ineludible salvavidas de plomo. La mayoría de los gobernadores del amarillo espacio político deciden desdoblar las elecciones en sus provincias para no sufrir el lastre electoral que puede significar llevar en sus listas la “marca” Macri.

La ciudadanía de nuestra Nación considera brutal y sumamente abusiva las tarifas de servicios eléctricos, gas y agua, además del incremento en el pasaje del transporte público. Con el ingrediente del alto precio de los combustibles que empuja hacia peligrosas alturas a una irracional inflación que Cambiemos no fue capaz de controlar en sus cuatro largos años de mandato, una pesadilla vigente de la cual no podemos despertar.

El fracaso económico sufrido desde la perspectiva del bolsillo de la gente es tremendo y devastador. El motor de empleo y consumo que significan nuestras pequeñas y medianas industrias se encuentra agonizando, sin dejar de lado las que ya murieron fatalmente heridas por los insumos de gas, electricidad e impuestos confiscatorios que el propio gobierno se obstina en profundizar. Así, el desempleo reina en la aridez de una economía sin perspectivas reales. Sólo los que apostaron a la profana timba financiera ganaron. Macabro mensaje para un país que debe producir sí o sí como ineludible herramienta de crecimiento.

La madre de las batallas electorales se dará en la provincia de Buenos Aires. La gobernadora María E. Vidal ya manifestó que prefiere marchar a la contienda electoral sola sin el peso de Macri en su boleta electoral. Claro, esto no es lo deseado por el presidente de la Nación que espera que la buena imagen de la gobernadora empuje su reelección nacional. Todo lo contrario estima Vidal, teme, y con razón que el malestar popular para con Mauricio la sepulte en el lodo de una derrota que considera inmerecida.

Marcos Peña y Elisa Carrió afirman que Buenos Aires y Capital Federal no desdoblan elecciones. Dicen: “Marcharemos juntos al compromiso eleccionario”. La gobernadora manifiesta que, en febrero, cerca de marzo, decidirá junto a Macri la estrategia electoral que adopten de caminar juntos o separados a la crucial contienda. Muchas son las presiones y golpes lacerantes que van y vienen detrás de los correctos buenos modales de sonrisas y armonía que públicamente se muestran.

Seguro debe ser muy difícil sugerirle al presidente de la Nación que “esconda” su figura. Sobre todo cuando Mauricio fue el padre de los triunfos que muchos ostentan. ¿Mandarán los números o el agradecido sentido de pertenencia?

Claro, dijimos que Macri puede salir airoso en las próximas elecciones del 2019 y lo sostenemos fundado en la irrefutable realidad que la oposición se encuentra desmembrada y en ocasiones hasta desorientada. Claro está, es la carta del posible triunfo de Mauricio con casi un 70% de desaprobación popular. Cambiemos instrumenta activamente en forma fervorosa la anarquía casi vocacional que reina en las fuerzas opositoras al Gobierno nacional.

El “todos unidos triunfaremos” de la romántica poética liturgia peronista, hoy parece quedar cautiva en la letra de la inmortal marcha partidaria. Los egos se insinúan como más poderosos que la lógica razón de recto pensar y la devoción que se debe consagrar al Bien Común. Entonces, sin unidad, vencerá nuevamente Cambiemos. La oposición tiene la pelota picando en su cancha.

Un vasto sector de la población posee un irrenunciable rechazo a Cristina Kirchner. Mientras que otro fragmento no menor aborrece la política económica de Macri y la pobreza reinante. Todo esto nos hace imaginar que en las próximas elecciones de nuestra amada Nación una vez más aflorará un voto contrario a… ¿Votaremos lo que nos signifique un fracaso de los que detestamos? ¿Una comunidad puede salir adelante con un margen tan acentuado de antinomia?

Sin dudas el ideal de Nación madura y positiva está distante. El concepto reinante debe ser sufragar por lo mejor para nuestro país. La verdad debe seguirse por sobre los partidarios intereses. Las partes jamás pueden eclipsar al conjunto.

¡Dios guarde a nuestra amada Nación Argentina!