BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 19 de agosto de 2019
NOTICIAS
Desde el kirchnerismo piden informes sobre los despidos en La Nación
La diputada Vanesa Siley, junto a legisladores del FpV-PJ y el Movimiento Evita, presentó un proyecto por el cierre de la planta impresora. También pide convocar al secretario de Trabajo.
5 de febrero de 2019
Por iniciativa de la diputada Vanesa Siley, luego de mantener una reunión con delegados gráficos y su secretario general, Héctor Amichetti, el Frente para la Victoria-PJ presentó un proyecto para solicitarle al Poder Ejecutivo que informe sobre las medidas que están tomando para resolver el conflicto en La Nación a partir del cierre de la planta impresora, que derivó en un centenar de despidos.

En paralelo, Siley presentó otro proyecto para citar al secretario nacional de Trabajo, Lucas Fernández Aparicio, a la Comisión de Legislación del Trabajo, para que explique a los diputados cómo se está abordando el conflicto desde el área que encabeza, dado que los trabajadores “alertan sobre la inacción del Gobierno ante el vaciamiento de la empresa”.

El proyecto fue acompañado por los diputados Agustín Rossi, Walter Correa, Pablo Carro, Leopoldo Moreau, Mónica Macha, Silvina Frana, Laura Alonso, Alberto Ciampini, Adrián Grana y Gabriela Cerruti, del Frente para la Victoria-PJ, y también fue firmado por Leonardo Grosso y Lucila De Ponti, del Movimiento Evita.

En los fundamentos, se advierte que “la medida fue tomada por La Nación de manera arbitraria, unilateral e intempestiva, sin haberse notificado a los trabajadores”.

Según relata Siley, la semana previa a los despidos “los representantes de la empresa solicitaron entablar negociaciones con los dirigentes sindicales de la planta a fin de llegar a un acuerdo respecto de un nuevo esquema de producción, ya que, según manifestaron los representantes de La Nación, les resultaba muy dificultoso el esquema vigente”.

“Ante dicho planteo, los dirigentes sindicales aceptaron entablar negociaciones en los términos del convenio colectivo de trabajo, toda vez que no se vieran afectados los puestos de trabajo del personal de la planta”, indica el proyecto.

Frente a ello, se estableció de común acuerdo un plazo para que la empresa evaluara la contrapropuesta sindical, pero “nunca hubo respuesta” y “la planta amaneció el lunes 28 sitiada por las fuerzas de seguridad, cuyos efectivos, planilla en mano y acompañados por un escribano, notificaban a los trabajadores su situación laboral”.

Siley planteó que “resulta incomprensible la falta de actuaciones por parte de la Secretaría de Trabajo dada la magnitud de los despidos”, ya que “no llamó a conciliación obligatoria ni tampoco intimó a las autoridades de La Nación por haber incumplido con la obligación de presentar un plan preventivo de crisis”.