BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 18 de abril de 2019
COYUNTURA
Horizonte complicado
Varios consultores estiman que en febrero la inflación estará en el orden del 3,5% y que en el trimestre se ubicará cerca del 10%. Pese a estos números hay expectativa positiva en el Gobierno.
6 de marzo de 2019
La inflación de febrero será otro mal dato de la economía ya que tanto en el Gobierno como consultores privados admiten que el aumento del costo de vida de febrero se ubicará en torno al 3,5 por ciento, es decir un 0,6 por ciento más que en enero y se proyecta un primer trimestre muy complicado con cerca del 10 por ciento de aumento en el período.

En primer término, diversos consultores económicos consultados puntualizaron que la inercia inflacionaria sigue siendo elevada y que hasta ahora el Poder Ejecutivo no ha podido reducirla drásticamente como quería, es decir, lograr que el índice de precios se sitúe con un techo del dos por ciento mensual.

El economista y consultor Camilo Tiscornia adelantó que la inflación de febrero les da un nivel del 3,2 por ciento, pero aclaró que aún estaban relevando algunos valores, por lo cual no descartó que pudiera dar alguna décima más arriba.

“Creemos que va estar entre ese nivel y 3,5 por ciento. Lo que más incidió en febrero fue el aumento de electricidad, del transporte, prepagas, rubros de precios regulados que se sabían que iban a incrementarse”, recalcó Tiscornia.

El consultor aseguró que “quizás lo que más sorprendió fue el precio de la carne, lo cual hizo que influyera mucho en alimentos y bebidas, aunque aparentemente en los últimos días hubo una cierta desaceleración en ese rubro”.

A su vez, Tiscornia consideró que la inflación del primer trimestre se ubicará en torno al 10%, “tal vez levemente inferior al 10%, pero va a estar allí”, y estimó que hacia el segundo trimestre, sobre todo a partir de mayo, el costo de vida empiece a estar más bajo.

En la misma línea, Fausto Spotorno, economista jefe de la consultora Orlando Ferreres, anticipó que “estimamos que la inflación de febrero se ubicará en torno al 3,5 por ciento, pero todavía no lo cerramos el número”.

“Los mayores aumentos son las tarifas, combustibles, carnes, prepagas, lo cual conforman los números más importantes de ajuste”, explicó Spotorno.

Con relación al primer trimestre, el economista de la consultora Ferreres anticipó que la inflación de marzo será elevada aunque algo más baja, situándose en alrededor de 2,9 por ciento y que el primer trimestre se ubicaría entre el 9,5 y 10 por ciento.

Por su parte, la economista Marina Dal Poggetto, de la consultora EcoGo, enfatizó que la inflación para el primer trimestre del año "estará cerca del 10% y en febrero rozará el 4%".

Dal Poggetto adjudicó ese nivel inflacionario a las paritarias y a los ajustes en los precios derivados del salto cambiario de agosto 2018.

"Con la medición que tenemos hasta el momento, estamos más cerca de 4 que de 3 (por ciento) para febrero", y con "una cifra cercana al 10%" para el primer trimestre del año, dijo Dal Poggetto.

Según la economista, "el pico inflacionario del 50% del año pasado generó una serie de ajustes en los precios; contratos que se ajustaban una o dos veces por año se empezaron a ajustar más seguido".
Otro factor que incidió en los cálculos de la directora de la consultora Eco Go fueron las paritarias "que hasta 2017 tenían dos aumentos y en 2018 tuvieron cinco o seis".
La economista mencionó asimismo como causales, en primer lugar, a los aumentos de las tarifas y de la carne que, según su criterio, agregan casi dos puntos a la medición, seguidos por la inercia generada por la recomposición de márgenes de asociados al "salto cambiario" de agosto pasado.
"Lo que se está viendo es una aceleración inflacionaria con cada vez más precios indexados; modificar esto con una política monetaria muy rígida sería muy costoso en términos recesivos y generar una recesión en tiempos electorales es complicado", subrayó.
Por último, indicó que desde su consultora están trabajando con una proyección de inflación anual del orden del 34%, "consistente con un salario subiendo en la zona de 35 o 36 (por ciento) y con un tipo de cambio subiendo cerca de la banda inferior, a lo que se debe agregar cuatro puntos del aumento de las tarifas".

En función de todo este panorama que describen los economistas, en el Ejecutivo ya expresaron mensajes en la que se admite el incremento inflacionario, pero a la vez aseguran que el aumento de precios va a empezar a disminuir.