BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 18 de agosto de 2019
COYUNTURA
Más medidas para apuntalar la economía
Para estabilizar el tipo de cambio y bajar la inflación, en el Gobierno analizan poner en práctica una serie de medidas.
12 de marzo de 2019
Con la nueva arremetida cambiaria el Gobierno decidió profundizar la evolución de algunas medidas que tiendan a estabilizar definitivamente el tipo de cambio, buscando disminuir las graves oscilaciones que ha mostrado la cotización del dólar en los últimos 20 días.

Fuentes del gabinete económico admitieron que se está trabajando en algunas modificaciones en cuanto al esquema cambiario y monetario que se acordó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en agosto de 2018, por medio del acuerdo Stand By.

El punto principal es que se busca reducir, en forma acotada, la banda de no intervención cambiaría, que en este momento se ubica cerca de un piso de 40 pesos y un tope de 50 pesos.

Pero además, el objetivo del gabinete económico que conduce el ministro de Hacienda,

Nicolás Dujovne, es modificar el nivel de incremento de la banda cambiaría, que se había establecido en un tres por ciento mensual, lo que a esta altura resulta excesivo.

Estos son algunos de los aspectos centrales que el ministro Dujovne tratará por estas horas en su viaje a Washington con la titular del organismo multilateral, Christine Lagarde.

El objetivo es fijar el incremento de la banda cambiaria en un nivel que se ubique entre 1,5 y 1,8 por ciento mensual, ya que tanto en Hacienda como en el Banco Central se considera que el actual tipo de cambio.

También se está analizando endurecer más la política monetaria, con la búsqueda de secar más de pesos la plaza local, conjuntamente con una política de seguir con tasas de interés elevadas, hasta que la inflación no demuestre una tendencia de baja consistente.

El problema es que los técnicos del FMI le han advertido al Gobierno que la política en materia de aumentos de los precios regulados es el principal problema actual que tiene el país para bajar la inflación.

En ese sentido, según admiten en la Casa Rosada, los enviados del FMI en febrero puntualizaron que los aumentos tarifarios para 2019 iban a resultar inflacionarios, algo que el Gobierno, repitiendo su error, minimizó y que ahora en este primer trimestre se observan claramente las consecuencias, con un aumento del costo de vida que en el periodo se ubicará entre 9,5 y 10 por ciento.

Por eso se resolvió atenuar el efecto del aumento del gas, con la aplicación de una tarifa plana.

En el Gobierno insisten en que en 2019 habrá un fuerte ingreso de divisas, esencialmente, de la cosecha. En números concretos, se estima que por mejoras de las cosechas el país tendría un ingreso asegurado superior a los 25.000 millones de dólares.

A todo esto, fuentes de Hacienda detallaron que en febrero se observó un nivel récord de despachos de cemento para ese mes y que eso se enmarca en una mejora de la actividad económica del 0,7 por ciento en diciembre con relación a noviembre.

También aseguran que a nivel de consumo, en febrero se habría observado una leve mejora con relación a enero, y también a noviembre y diciembre de 2018.

De todas maneras, estos datos quedarán totalmente opacados por la difusión de las cifras de desempleo y pobreza del último tramo del año pasado, donde se observará claramente un agravamiento de la situación del trabajo y de las dificultades sociales del país.