BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 20 de agosto de 2019
COYUNTURA
Verde que te quiero verde
El dólar no da respiro y presiona a la inflación a pesar de que algunas cifras macros brindan un panorama positivo.
27 de marzo de 2019
Esta última escalada de la divisa estadounidense le vuelve a poner presión a la inflación para el mes de marzo y también sus coletazos para abril.

Todo indica que el costo de vida de marzo va a estar en un piso del 3,5 por ciento y en abril en alrededor del tres por ciento, sin dudas, números sumamente elevados para la elaboración de estas proyecciones que hizo el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional.

Recién en mayo la inflación podría descender a un nivel del 2,5 por ciento y posteriormente situarse en el dos por ciento, algo más baja, pero sumamente altas para la actual economía en recesión.

No obstante, algunos números macroeconómicos comenzaron a dar un panorama algo más positivo.

En primer término, en estas últimas horas, se conoció la evolución del intercambio comercial, el cual dejó un superávit de US$ 460 millones en febrero, lo que revirtió el resultado deficitario de US$ 892 millones de igual mes del año pasado.

Con este resultado el primer bimestre del año cerró con un superávit de US$ 832 millones, contra un déficit de US$ 1.819 de enero/febrero del año pasado.
En febrero de 2019 las exportaciones alcanzaron US$ 4.464 millones de dólares con un crecimiento en la facturación del 3,7%, mientras que las importaciones cayeron 22,9% a US$ 4.004 millones.
De esta manera, el intercambio comercial en su conjunto, exportaciones más importaciones, disminuyó 10,9% y alcanzó un valor de US$ 8.468 millones de dólares.
El aumento del 3,7% en las exportaciones en febrero obedeció principalmente al incremento del 6,7% en las cantidades vendidas, ya que los precios bajaron 2,9%.
La facturación de las exportaciones de todos los grandes rubros aumentaron de manera interanual, productos primarios, 1,2%; las manufacturas de origen agropecuario (MOA), 4,1%; las manufacturas de origen industrial (MOI), 5,5%; y los combustibles y energía, 3,0%.
En tanto las importaciones en febrero disminuyeron 22,9% respecto a igual mes del año anterior producto de una baja del 1,3% en los precios y del 21,9% en las cantidades.
Las importaciones de bienes de capital cayeron 32,6%; las de bienes intermedios, 9,8%; las de combustibles y lubricantes, 17,1%; las de piezas y accesorios para bienes de capital, 18,2%; las de bienes de consumo, 28,8%; las de vehículos automotores de pasajeros, 46,5%.
En febrero los principales socios comerciales fueron Brasil, China y Estados Unidos, en ese orden. Estos tres países en conjunto absorbieron 33,7% de las exportaciones de Argentina y abastecieron 52,3% de las importaciones.
Las exportaciones a Brasil alcanzaron los US$ 917 millones y las importaciones desde ese país, US$ 940 millones, lo que dejó un saldo deficitario de US$ 23 millones.
Las ventas a China sumaron US$ 294 millones y las compra US$ 676 millones, lo que dejó un resultado negativo de US$ 382 millones.
En cuanto al comercio con los Estados Unidos, las exportaciones sumaron US$ 293 millones y las importaciones US$ 479 millones, lo que dejó un resultado negativo de US$ 185 millones.
En las exportaciones también se destacaron los siguientes países: India US$ 232 millones, Chile US$ 220 millones, Vietnam US$ 211 millones, e Indonesia US$ 188 millones.
Para las importaciones incidieron: Alemania US$ 243 millones, Paraguay US$ 227 millones, Bolivia US$ 105 millones, e Italia US$ 100 millones, entre otros países.
Por otro lado, se dio a conocer la Balanza de Pagos del país, que reúne todos los movimientos de mercancías, bienes y servicios con el exterior, dejó un déficit de US$ 28.003 millones a fines del 2018, por debajo de los US$ 31.598 millones del 2017.

En tanto el stock de deuda externa bruta total a valor nominal residual a fines de diciembre de 2018 se estimó en US$ 277.921 millones, lo que implica un incremento anual de 18%.
El stock de deuda externa bruta total con títulos de deuda a valor de mercado al 31 de diciembre de 2018 se estimó en US$ 250.861 millones, lo que mostró un crecimiento de 7%.
En este movimiento de bienes y servicios con el exterior, se destacó el fuerte descenso del déficit de cuenta corrientes en el último cuatrimestre del año pasado, que pasó a US$ 2.317 millones, desde la pérdida de US$ 9.367 millones de igual período del 2017.
Eso motivó que el secretario de Política Económica del Ministerio de Hacienda, Miguel Braun, sostuviera que el nivel en que se encuentra el tipo de cambio es "razonablemente competitivo".
En definitiva, el ajuste del tipo de cambio está corrigiendo los datos de la balanza comercial y la cuenta corriente del país, conjuntamente con un menor egreso de dólares por turismo, pero la contrapartida de eso sigue siendo el Talón de Aquiles de la economía argentina que es el aumento del dólar, de la inflación y de las tasas de interés, en una carrera que el país ya lo vivió en distintas circunstancias y que nunca termina bien si no se empieza a cortar en un plazo breve.