BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 18 de abril de 2019
COYUNTURA
Estiman que la desocupación mostrará una nueva suba en el primer trimestre de 2019
Será un nuevo dato negativo que se sumará a la suma de informaciones duras y adversas que se vienen registrando desde hace tiempo. No se descarta llegar a los dos dígitos.
2 de abril de 2019
Con la profundización de la crisis, despidos y suspensiones en diferentes sectores de la economía local, distintos economistas y consultores advirtieron que la desocupación volverá a incrementarse en el primer trimestre de este año y no descartaron que el desempleo en el país vuelva a los dos dígitos, por encima del 10 por ciento.

Los especialistas consultados fueron contundentes al asegurar que el inicio del año en materia económica ha sido muy duro, mucho más de lo que se preveía, con caída de la inversión, del consumo, mayor recesión y nivel inflacionario, que ha pegado duro en la inversión y formación de empleo.

Con pobreza en el 32 por ciento y desocupación a fines de 2018 en el 9,1 por ciento, el panorama resulta desolador para cuando se conozcan las cifras socioeconómicas que elabora el Indec para el primer trimestre, especialmente si se tiene en cuenta que en ese período del año hay más gente jóven que se vuelca a la búsqueda laboral, en un contexto en 2019 muy complicado con despidos y suspensión de personal en diversos sectores industriales y comerciales del país.

En ese sentido, Nicolás Alonzo, economista de la consultora Orlando Ferreres, resaltó que “a juzgar por los números de la actividad económica es esperable que las cifras de desempleo vayan para arriba”.

“Si bien en el primer trimestre en la comparación mensual las actividad muestra algún signo de recuperación, con relación a 12 meses atrás sigue habiendo caídas muy fuertes, en el ritmo del cinco al seis por ciento, y supongo que esto se va a reflejar en datos negativos a nivel laboral”, puntualizó.

Alonzo subrayó que “en estos últimos meses hubo también más informalidad en el empleo, que lleva a una evaluación no sólo de la situación económica sino también con el tema de las regulaciones laborales, que en la Argentina son bastante más estrictas que en otros países de la región y eso se refleja en las encuestas empresarias, donde los temas impositivos y del mercado de trabajo está entre las principales preocupaciones”.

Por su parte, Federico Furiase, director de la consutlora EcoGo, “este año el primer trimestre va a tener un incremento significativo de la desocupación, porque se está viviendo un contexto recesivo y se viene de una crisis de la balanza de pagos, caída del salario real y aumento de la tasa de interés, con un apretón monetario muy fuerte”.

“Esto se mezcla con la realidad de las empresas que están teniendo una presión muy fuerte por la suba de costos, de las tarifas, del dólar, los salarios, y la tasa de interés. Por lo tanto, en todo este contexto, el desempleo es una variable de ajuste”, expresó Furiase.

En ese sentido, el economista comentó que en función de esta situación coyuntural “es probable que en los próximos meses tengamos una recomposición del salario real, una vez que pase el impacto tarifario, y eso va a estar en paralelo con un aumento del desempleo”.

“Es muy probable que ya en el primer trimestre estemos en los dos dígitos de desempleo, en una economía que está en modo ajuste y hacia delante tenemos la incertidumbre electoral, por lo que el panorama para el mercado de trabajo sin dudas no es nada fácil”, explicó el economista.

Por otro lado, en el último informe elaborado por el Ministerio de Producción y Trabajo, la cantidad de trabajadores registrados cayó en enero 2,1% interanual al contabilizar un total de 12.112.500 empleos registrados, unos 262.400 puestos menos que en enero de 2018.

El informe detalló que, si se lo compara contra enero de 2017, el universo de trabajadores registrados creció 0,1% y arrojó un alza de 15.200 empleos.

Los números vuelven a dar negativos en la comparación mensual dado que respecto a diciembre de 2018, el total de trabajadores registrados cayó 0,1% en términos desestacionalizados, es decir unas 13.000 personas menos.

La secretaria de Transformación Productiva del ministerio de Trabajo y Empleo, Paula Szenkman, consideró como una señal de amesetamiento a la caída del empleo registrado.