BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 18 de junio de 2019
NOTICIAS
Premiaron en el Senado a una senadora crítica del presidente ecuatoriano
A instancias del kirchnerismo, reconocieron con el premio Juana Azurduy a la asambleísta Gabriela Rivadeneira, en un acto en el que hubo fuertes críticas a las “políticas neoliberales” en la región, y se reivindicó a Julian Assange.
13 de abril de 2019
Por iniciativa de la senadora chaqueña María Inés Pilatti Vergara, la Cámara alta otorgó la Mención de Honor “Juana Azurduy de Padilla” a la legisladora latinoamericana Gabriela Alejandra Rivadeneira Burbano. La ceremonia realizada en el recinto del Senado contó con la presencia de senadores y diputados en ejercicio y con mandato cumplido, miembros del cuerpo diplomático acreditado en Argentina, representantes de organizaciones sociales defensoras de los derechos humanos y prensa nacional e internacional.

Al presentar a la legisladora ecuatoriana, Pilatti Vergara destacó que “Gabriela fue concejala, vicealcaldesa, prefecta, gobernadora, asambleísta nacional, presidenta de la Asamblea Nacional y presidenta del Parlamento Latinoamericano y del Caribe. Pero lo que más quiero destacar, es que todas estas funciones fueron precedidas y acompañadas por una férrea militancia social que inició a sus 14 años. Militancia social por los derechos de los jóvenes, de los indígenas, de las mujeres campesinas, que devino en militancia política al tiempo que irrumpe la Revolución Ciudadana; que sin duda fue la etapa democrática más estable y progresista de la historia de Ecuador. Hoy resiste desde su banca, las políticas neoliberales de entrega, ajuste y traición de Lenin Moreno. Gabriela es pasado, presente, pero también y fundamentalmente, es futuro”.

“Por eso Gabriela, recibís el premio, también, porque lo que hiciste no alcanza, vas a tener que seguir, para que detrás, junto o delante, los compañeros y compañeras ecuatorianas no bajen los brazos nunca, porque como dice nuestro querido Luis Alberto Spinetta, “aunque me fuercen yo nunca voy a decir que todo el tiempo por pasado fue mejor, mañana es mejor”. Y claramente vos tenés pasado y presente, pero lo que más tenés es futuro”, finalizó la senadora.

Por su parte, Axel Kicillof, quien también fue orador del encuentro, destacó las principales reformas y políticas públicas de la Revolución Ciudadana mientras Gabriela Rivadeneira presidía la Asamblea. En la comparación con el período argentino, ponderó que las conquistas del Ecuador se lograran “aun estando previamente dolarizado, habiendo perdido parcialmente su soberanía y libertad económica en tiempos neoliberales”. Finalizó resaltando la militancia política en tiempos donde el endeudamiento (y su interés compuesto) “es el verdadero factor de sumisión de los pueblos latinoamericanos”.

Al hacer uso de la palabra, además de agradecer el reconocimiento, Rivadeneira destacó que “evocar la figura de Juana Azurduy es hablar de soberanía, independencia de la América criolla, de la América mestiza, indígena y negra. Es hablar de Patria Grande y de la irrupción de las mujeres en territorios hasta entonces considerados exclusivamente masculinos”.

“Me siento muy honrada de recibir el reconocimiento de esta mujer precursora del mil batallas”, afirmó.

Por otro lado, criticó con “tristeza y con mucha vergüenza” como ecuatoriana y latinoamericana el “triste espectáculo de un presidente incapaz de anteponer el interés nacional a sus compromisos espurios con el poder económico y la vieja clase política en cuyos brazos se han arrojado. Vergüenza de un gobierno que renuncia al proyecto integracionista y torpedea la unión de naciones sudamericanas que es una propuesta estratégica y un orgullo para el pueblo ecuatoriano”.

En la misma línea afirmó: “Asistimos con una mezcla de bronca tristeza e incomprensión, a los esfuerzos concertados de destrucción de la obra integracionista por parte de quienes representan -no el interés general de nuestros pueblos, no los intereses de la región- sino los intereses particulares bien precisos económicos y geopolíticos claramente visibles; que de manera articulada con la potencia hegemónica, declararon la guerra al proyecto de la unidad continental de los pueblos del sur de la América”.

Para finalizar, la homenajeada agradeció la mención de honor y expresó: “Lo acepto no en mi nombre sino de quien debe ser en este momento la principal causal de nuestras luchas en los derechos humanos. Nos dolió ver las imágenes de un ciudadano que nos permitió abrir los ojos frente a las grandes tramas generadas por EEUU. Por descubrir esas maniobras injerencistas y de espionaje contra nuestros Estados, pidió asilo y fue nombrado ciudadano ecuatoriano. Nos dolió ver hoy como Ecuador permitió que se afecte ciudadanía ecuatoriana y ha dejado que policía extranjera entre a territorio ecuatoriano a arrastrar a Julian Assange y entregarlo a los intereses de las fuerzas del Imperio. Este reconocimiento queremos, desde mi parte y desde la juventud ecuatoriana que defendemos los derechos humanos y la memoria, dedicárselo a Julian Assange”.