BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 21 de julio de 2019
OPINIÓN
Schiaretti revitaliza al peronismo
Por Máximo Luppino. El dirigente justicialista analiza las causas de la contundente victoria en Córdoba, y la relevancia que ahora toma el gobernador a nivel nacional.
13 de mayo de 2019
El peronismo que creyeron matar goza de muy buena salud. Así lo demuestra el aplastante triunfo electoral de Juan Schiaretti en la provincia de Córdoba.

El estrepitoso fracaso del “mejor equipo de gobierno de los últimos 50 años” produjo una estampida rotunda de los electores en las urnas. De esta manera, una provincia históricamente radical corona con un implacable triunfo a un justicialismo que sueña edificar un triunfo nacional propio de sus días de gloria.

Schiaretti elaboró un éxito de tal magnitud que lo coloca por peso específico como un nuevo presidenciable en el segundo distrito electoral de la Nación. La provincia que le dio el triunfo a Mauricio Macri para lograr imponerse como presidente de la república, hoy le da la espalda al destacado alumno del Newman. El noble radicalismo cordobés paga un duro precio por prestar incondicional colaboración a la política económica de Cambiemos que aplastó la economía de la Nación y en especial a los emprendimientos regionales el auténtico motor de las finanzas provinciales.

Los ideales peronistas brillaron absolutamente en todo los rincones de la provincia de la mano de un gobernador que sintoniza afectivamente con el sentir del pueblo cordobés.

A lo largo del presente año, la industria automotriz residente en Córdoba se vio prácticamente paralizada. Conforme se detenían las cintas de ensamble de nuevos vehículos también se congelaba la esperanza de los operarios en la economía amarilla del gobierno nacional.

La histórica victoria peronista en Córdoba replantea nuevos liderazgos y conforma una chance concreta de consolidar al espacio electoral de Alternativa Federal.

Schiaretti, desde toda su dilatada carrera política, supo tutearse con los principios dialoguistas y de genuina concordia entre distintos dirigentes de diversos espacios partidarios. Parece que el gobernador cordobés ya posee gimnasia consolidada en el diálogo y acuerdos programáticos para una Argentina que reclama acuerdos honestos y concretos.

Creemos que el aplastante triunfo electivo en Córdoba obedece a diversas causas, entre las más destacada está el inmortal espíritu del “gallego” de la Sota. Sí, José Manuel de la Sota es arquitecto concreto de este triunfo justicialista en su amada provincia. Las urnas le respondieron a Lilita Carrió con voluntad suprema, no se debe manchar gratuitamente la memoria de un gigante de la política nacional como lo fue de la Sota.

El tiempo, con su inclaudicable marcha, coloca las cosas en su lugar. Entonces, los discípulos del mercado que generaron la mayor hambruna ciudadana del país están siendo desterrados de las populares preferencias de los ciudadanos de la república.

Junto con el triunfo del flamante gobernador aparecen preguntas ineludibles que muy pronto los hechos esclarecerán por sí mismo. ¿Schiaretti armará el Peronismo Federal? ¿El flamante gobernador saltará a un nuevo protagonismo nacional? ¿Él mismo será un candidato a presidente?

¿Mauricio Macri cómo asumirá este enorme revés electoral que podría insinuar una oscura elección nacional para Cambiemos?

La propaganda puede llegar a atenuar la realidad, pero de ninguna manera opacarla y distorsionarla. Demasiada necesidad popular es castigada con firmeza en el cuarto oscuro.

Por un instante nos sentimos cordobeses y felicitamos a Juan Schiaretti y, más importante aún, abrazamos con el corazón a José Manuel de la Sota, un peronista dialoguista de ley.

¡Dios bendiga nuestra amada Nación Argentina!