BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Domingo 26 de mayo de 2019
NOTICIAS
Diputados kirchneristas piden el juicio político contra Garavano
Es por “las presiones para forzar la renuncia del doctor Rozanski” y “la negociación con el arrepentido Leonardo Fariña”.
14 de mayo de 2019
Diputados nacionales del Frente para la Victoria-PJ presentaron este martes un proyecto para promover el juicio político contra el ministro de Justicia, Germán Garavano, por “mal desempeño y eventuales delitos en el ejercicio de sus funciones”.

El pedido de juicio político, encabezado por los diputados Rodolfo Tailhade, Agustín Rossi y Leopoldo Moreau, se sustenta en “las presiones indebidas dirigidas a forzar la renuncia del doctor Carlos Rozanski a su cargo de juez federal” y a “la negociación con el arrepentido Leonardo Fariña para garantizar el contenido de sus declaraciones en sede judicial” y direccionarlas en contra de la expresidenta Cristina Fernández.

En los fundamentos de la iniciativa se hace una cronología de los hechos, que habrían comenzado el 29 de marzo de 2016 cuando Fariña recibió el primer mail indicándole qué debía declarar en sede judicial. El 28 de abril, el Consejo de la Magistratura votó la vuelta a comisión del expediente 54/13 contra Rozanski, por más que ya se hubiera vencido el plazo para tratarlo. “Por esto es que el 28 de junio, cuando se dio la reunión entre Garavano, Fariña y Robles, el ministro les garantizó -entre otras cuestiones- que el doctor Rozanski sería desplazado de su cargo”, afirman los legisladores.

Esto ocurrió el 20 de junio, un día después de que Rozanski se reuniera con Garavano y con el consejero de la Magistratura Luis María Cabral. “Con la maniobra cerrada, ni Fariña ni el Gobierno tendrían que volver a preocuparse por la intervención de un juez que no les servía para la pata judicial de su aparato de persecución”, sostienen.

Según los diputados, a través de su intervención personal Garavano logró dos cosas: “Consiguió presionar a un juez federal para que presentara su renuncia y así no interviniera en ninguna causa vinculada a un arrepentido en particular, y logró que ese arrepentido siguiera declarando en otra causa judicial en la misma línea que lo venía haciendo, lo que implicaba seguir repitiendo lo que le llegaba en correos anónimos para así poder implicar a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner”.