BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 16 de noviembre de 2019
OPINIÓN
La bala de plata
Por Máximo Luppino. El dirigente justicialista cuestiona “¿Hasta qué punto de pobreza y angustia nos conducirían cuatro años más de gobierno de Cambiemos?”
10 de julio de 2019
El voraz lobo capitalista continúa devorando con frenesí inusitado el esfuerzo sano de la población de nuestra Nación. Su apetito acumulativo de riquezas cuantiosas parece no tener límites. Las tarifas de servicios públicos son grilletes que esclavizan la economía familiar y extienden certificados de defunción a nuestra noble industria nacional de origen laborioso.

Mientras el animal salvaje multinacional, desposeído de todo sentimiento de compasión, muerde carcomiendo la frágil economía de los hogares argentinos, nuestro Gobierno nacional establece condiciones favorables al criminal depredador. Mientras los empleados juntan monedas para subsistir y temen engrosar la multitud creciente de desocupados, los poderosos de siempre reclaman más y más esfuerzos a los humiles de la patria.

Dueños no sólo de las riquezas ajenas, sino propietarios de una hábil retórica falaz, prometen lo que saben que no van a cumplir.

“El hambre 0” en verdad es hambre por doquier, la reducción de impuestos prometida se tornó en opresión fiscal mayúscula. Todas mentiras presentadas en sociedad con los mejores atuendos de una hipócrita acción desplegada. El cuidado a los ancianos, anunciado en campaña, se convirtió en quita de medicamentos e indiferencia extrema para con nuestros abuelos.

Si Cambiemos obtuviera cuatro años más de gobierno ¿Hasta qué punto de pobreza y angustia nos conduciría? Reforma laboral, que sería anulación plena y total de los derechos del trabajador y reformular la edad jubilatoria. Quisieran, al parecer, que un obrero se jubile 6 meses después de presentado su certificado de defunción… “Muerto el perro, se acabó la rabia” parecerían sugerirnos.

Los ciudadanos de la patria poseen una poderosa bala de plata, se llama sufragio. Sí, nuestro voto nos dará la posibilidad de replantear los destinos de la Nación. Si la gente pasa necesidades es indefectiblemente porque impera un mal gobierno.

Utiliza, hermano, con profundo criterio tu bala de plata. Podemos construir un futuro mejor para nuestros hijos. Siempre existen múltiples y variados caminos para llegar al destino tan añorado del bienestar colectivo.

Detrás de refinados modales y perfumadas palabras de inocente cordero, se esconde el lobo asesino de la esperanza popular, el depredador de sueños populares, el que cree que naciste para vivir con la cabeza inclinada ante el ruido profano del dinero mal habido.

Somos hijos y nietos de laburantes, de gente simple y honesta, de patriotas de la fragua y el fratacho, los descendientes de los que empuñaban el disco de arar. Somos los que amamos nuestra patria y nuestra inmaculada bandera. Somos los que sabemos que las Malvinas son argentinas y los que sentimos que pronto volveremos a ellas para jamás dejar las islas al vil invasor. Los que soñamos llorar frente a las tumbas llenas de la valiente y heroica gloria de nuestros soldados. En síntesis, somos el pueblo que continúa forjando esta argentinidad maravillosa que Dios, nuestro señor, nos regaló.

En pocos días podremos votar. Cuida con singular celo tu bala de plata, es una democrática oportunidad para volver a lo normal, a vivir dignamente con el fruto de nuestro esfuerzo. Tendremos la oportunidad de construir el mejor futuro que podamos para nuestros niños y jóvenes. Con la poderosa arma de la verdad, aprovecha tu argento disparo de discernimiento y vota no tanto por lo que te sugieren, sino por lo que tu libre corazón te indique. Elije de cara a nuestra historia, determina sin condicionamiento alguno, recuerda que el lobo desea continuar devorando tu voluntad de crecer.

Tu bala de plata es necesario que sea bien utilizada.

¡Votemos en favor de nuestra Nación y la felicidad de la gente!