BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 16 de noviembre de 2019
LEGISLATURA PORTEÑA
Recordaron a Olivera a cinco años de su muerte
Los legisladores porteños conmemoraron un nuevo aniversario del deceso del reconocido político argentino, el cual se cumplirá el próximo 4 de noviembre. “Asumió responsabilidades en tiempos difíciles de la historia argentina sin jamás comprometer los ideales y valores por los cuales trabajó incansablemente”, aseguraron.
11 de julio de 2019
La Legislatura de la Ciudad recordó -durante la sesión ordinaria de este jueves- al político argentino Enrique José Olivera en el marco del quinto aniversario de su fallecimiento, el cual se cumplirá el próximo 4 de noviembre. Fue reconocido por haber ocupado distintos cargos a nivel nacional y de la Ciudad.

Su su carrera política comenzó durante el gobierno del expresidente Raúl Alfonsín, al ser nombrado en 1986 como presidente del Directorio de Empresas Públicas y, en 1988, Secretario de Turismo. En 1991 fue elegido diputado Nacional por la lista de la Unión Cívica Radical.

Además integró la fórmula junto a Fernando de la Rúa, convirtiéndose en el primer

vicejefe de Gobierno de la Ciudad, elegido en los comicios de 1996. En 1999 Olivera asume como jefe de Gobierno, tras la renuncia De la Rúa, debido a que había sido electo presidente de la Nación.

En el 2000 fue elegido legislador de la Ciudad, cargo al que renunció para ocupar la presidencia del Banco de la Nación Argentina. Tras la renuncia del expresidente Fernando de la Rúa, Olivera dimitió a su cargo en el Banco Nación, al cual regresó en enero de 2002 pero sólo hasta abril de ese año.

En el 2005 resultó nuevamente electo como legislador integrando la lista del ARI. En 2007 integró la fórmula encabezada por Jorge Telerman como candidato a vicejefe de Gobierno de la Ciudad, que no logró imponerse en las elecciones.

En los fundamentos de la medida, los legisladores sostuvieron que “a lo largo de su carrera encarnó los valores que debieran reflejar todos aquellos dedicados a la función pública: honestidad, servicio, diálogo y excelencia como así también inquebrantables convicciones éticas y morales” y sentenciaron que “asumió responsabilidades en tiempos difíciles de la historia argentina sin jamás comprometer los ideales y valores por los cuales trabajó incansablemente”.