BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 23 de agosto de 2019
NOTICIAS
Para Macri, en estas elecciones está en juego la democracia
Mauricio Macri calificó a la etapa kirchnerista como "predemocrática", y en esa sintonía advirtió que "está en juego la democracia" en estas elecciones. Valoró a Miguel Pichetto como alguien que “tiene convicciones”.
15 de julio de 2019
Sin medias tintas, el presidente Mauricio Macri advirtió que en estas elecciones “está en juego la democracia”. Para el mandatario, está en juego “confirmar el nivel de madurez que ha adquirido el pueblo argentino, el nivel de entendimiento en el momento histórico que estamos viviendo”.

Macri interpretó que “lo más importante que hicimos en estos tres años y medio fue demoler barreras morales y de valores con los que ya no queremos convivir más: la mentira, la ventajita corta, la viveza criolla mal entendida. Los argentinos merecemos vivir mucho mejor de lo que estamos viviendo”.

Entrevistado por el periodista Marcelo Longobardi para la CNN en Español, el mandatario argentino expresó convencido que “los argentinos no vamos a volver atrás”, y en una crítica directa hacia el kirchnerismo afirmó que “tuvimos un estado predemocrático”, en el que afirmó pasaron “cosas gravísimas”, y puso como ejemplo que “nos manejamos durante una década sin información”. Por el contrario, sostuvo que hoy gozamos de “instituciones equilibradas y hay libertad de prensa”.

Macri admitió que puede gozar en el mundo de un mayor apoyo que el que encuentra en su propio país, pero aclaró que siente que “muchos argentinos me apoyan”. Con todo, aseguró que el mundo ve el camino que está recorriendo el país “con mayor contundencia, porque a la distancia eso se ve mejor”, y aseguró que el camino que se estaba recorriendo antes conducía al “desastre final” que representó como Venezuela, donde “se vive una crisis humanitaria bestial”. Por el contrario, citó a la Argentina como “un país que giró en la dirección correcta y que tenía que aguantar muchos chubascos porque la herencia era muy pesada. Y el mundo eso lo ve y dice 'es un país donde vamos a apostar””.

Al preguntársele por qué quería ser reelecto, si había admitido alguna vez que el suyo es “el peor trabajo del mundo”, Macri dijo amar este país, y seguir “sintiendo las mismas cosas por las cuales me metí en política”. Dijo sentir que lo realizado hasta ahora ha sido “muy valioso” y advirtió que “perderlo sería una vuelta atrás de 25 años en nuestra historia. Sería aislarnos nuevamente”.

“Hoy tenemos una oportundiad única y siento de corazón que estamos en el comienzo de una gran época. Siento que tenemos que terminar de cruzar el río; los argentinos decidimos cambiar la historia y terminar de buscar a los responsables de lo que nos pasa y hacernos cargo de nuestro futuro”.

Consultado respecto de su compañero de fórmula, Miguel Pichetto, Macri señaló que “nosotros somos un espacio que por más que nos hemos fundado en una identidad distinta y un compromiso distinto a la política, hemos propiciado desde el primer día el diálogo como herramienta fundamental, producto de estar en minoría en el Congreso”.

Así y todo, dijo que lograron desarmar “esa bomba que heredamos”, y afirmó que en función de ese diálogo resolvieron convocar a Miguel Angel Pichetto, a quien citó como “una persona que conocí en estos tres años y medio”, y al que aprendió a valorar luego de “observarlo mucho públicamente. Las personas valen por lo que dicen públicamente, no en forma privada”, señaló, para afirmar que en el caso de Pichetto, él “expresa las mismas cosas en público que en privado. Tiene convicciones, y se las ví ejercer en contra de su propio partido; ni qué hablar del kirchnerismo. Eso vale muchísimo; no había especulación, sino un profundo compromiso con nuestro país”.

“La Argentina necesita entrar en una época de acuerdismo permanente”, aseguró.

En otro pasaje, Macri sostuvo que Cristina Kirchner “ve la política como una imposición... La negación, se niega la realidad de todos los días, se niega la violación sistemática de las instituciones democráticas”. En ese sentido, advirtió que “el camino que proponen genera un rechazo absoluto del mundo entero”.

Consultado sobre la posibilidad de un default, el Presidente aseguró que “la Argentina no va a defaultear, tiene una deuda baja respecto de su PBI”. E insistió luego en que “la discusión en la Argentina es si vamos a seguir por este camino, si nos vamos a comprometer a respetar la ley. Argentina necesita tener un presupuesto cada vez más sano, con menos impuestos, que le saquen la pata de encima a la gente, menos gasto, y un sistema de ingreso al mercado laboral inteligente, que permita que haya trabajo”.

Sobre el final, al preguntársele qué pasaría si no fuera reelecto, Macri sostuvo que “no me preocupa mi persona”, sino el futuro de los argentinos, y así como tenemos la posibilidad de entrar en una época única para el desarrollo del país, si creemos de vuelta que el futuro pasa por la arbitrariedad, la intolerancia, la preopotencia, vamos a pagar con 25 años... Nos toca vivir a los argentinos vivir mejor; somos todos parte de una historia de superación”.