BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 19 de septiembre de 2019
INFORMES
La legalización del aborto tampoco se aprobaría en el Senado con la próxima composición
Según se presume a partir de los resultados de las PASO y los posibles integrantes que tendrá la Cámara alta, el resultado de una votación del proyecto de IVE no diferiría del resultado registrado hace un año. Así se prevé según las posturas de cada uno de los nuevos posibles integrantes del cuerpo.
6 de septiembre de 2019
Con todas las posibilidades matemáticas de convertirse en presidente de la Nación en octubre tras la amplia diferencia obtenida en las PASO, Alberto Fernández ha despertado grandes expectativas en aquellos sectores que abogan por la despenalización del aborto. No es para menos, pues el candidato del Frente de Todos representa particularmente al kirchnerismo, que se ha expresado mayoritariamente a favor de la interrupción voluntaria del embarazo, si bien mientras fue gobierno no impulsó su aprobación.

Pero fundamentalmente porque el propio candidato presidencial ha confesado tener la “decisión política” de “despenalizar y legalizar” el aborto. “No quiero que se muera ninguna mujer más. Hay que despenalizarlo de inmediato”, sostuvo durante una entrevista que le hicieron en el canal Net TV, justificando su postura sobre lo que considera “un problema de salud pública”.

Para el caso de que llegue al poder, Alberto Fernández habla de dos instancias: despenalizarlo primero, “para terminar con la clandestinidad”, y luego legalizarlo, algo que no le resultará tan sencillo. En rigor, sería imposible con la composición que tendrá el futuro Congreso.

Resulta difícil estimar cuál sería el resultado de una votación en la Cámara baja, que no se sabe cómo estará compuesta a partir de diciembre pues las elecciones que lo determinarán aún no se han celebrado, y los nombres y la composición parlamentaria pueden variar sensiblemente de acuerdo con lo sucedido en las PASO. En el Senado, en cambio, el cálculo resulta más sencillo y sí puede hacerse una aproximación mucho más certera en función de lo que expresaron las primarias, que ya adelantaron una composición más o menos precisa de lo que será el cuerpo a partir del 10 de diciembre.

Según esos datos, parlamentario.com concluye que un proyecto de legalización de la interrupción del embarazo no podrá atravesar con éxito una votación allí.

Una estimación hecha por este medio en función de las posturas expuestas por cada posible habitante del recinto del Senado a partir de diciembre permite anticipar que el resultado de una votación allí sobre el proyecto de IVE sería similar al registrado en la madrugada del 9 de agosto del año pasado: 38 en contra y 31 a favor del proyecto.

Los que se van

Ocho distritos renuevan sus legisladores a fin de año: Ciudad de Buenos Aires, Chaco, Entre Ríos, Neuquén, Río Negro, Salta, Santiago del Estero y Tierra del Fuego. O sea que renuevan 24 senadores, de los cuales 11 votaron a favor del aborto el año pasado: Fernando “Pino” Solanas, Eduardo Aguilar, María Inés Pilatti Vergara, Pedro Guastavino, Sigrid Kunath, Guillermo Pereyra, Marcelo Fuentes, Miguel Pichetto, Magdalena Odarda, Julio Catalán Magni y José Ojeda.

Se van 12 que votaron en contra: Federico Pinedo, Marta Varela, Ángel Rozas, Alfredo De Angeli, Silvina García Larraburu, Rodolfo Urtubey, Cristina Fiore Viñuales, Juan Carlos Romero, Ada Itúrrez de Cappellini, Blanca Porcel de Riccobelli, Gerardo Montenegro y Miriam Boyadjián. La neuquina Lucila Crexell se abstuvo en esa votación.

Varios de los nombrados renovarían sus bancas, pero lo cierto es que según un análisis realizado por parlamentario.com en función de los legisladores que llegarían al Senado a partir de diciembre, se replicaría el mismo resultado que en agosto del año pasado: prevalecería el rechazo por 38 votos en contra, 31 a favor, más 3 votos que aún no pueden precisarse.

Bloque por bloque, nombre por nombre

Según las presunciones fundadas en el resultado de las PASO, el Frente para la Victoria pasaría a tener 17 senadores, donde se registrarían solo tres votos negativos. Estos serían los de la rionegrina Silvina García Larraburu, que así votó el año pasado; Jorge Capitanich, quien ya se ha mostrado junto a pastores evangélicos, legisladores e intendentes participando de una conferencia de prensa “a favor de la vida”; y el salteño Sergio Leavy, que como diputado votó en contra el año pasado.

De los nuevos en ese bloque, es conocida la postura favorable del camporista porteño Mariano Recalde; como así también votaría afirmativamente la entrerriana Stefanía Cora, quien como concejal de Paraná criticó el debate en el Senado sobre la interrupción voluntaria del embarazo: “Escuchaba a personas bastante alejadas de la realidad de la problemática de las mujeres, sobre todo de mujeres jóvenes (…) Necesitamos de mujeres y hombres comprometidos de una generación que nos hemos formado al calor de Néstor y Cristina”.

Como diputados votaron a favor de la legalización los camporistas Martín Doñate y Matías Rodríguez, que ahora serían senadores; y se sabe que Oscar Parrilli también está a favor.

Nora del Valle Giménez es una kirchnerista salteña que votará afirmativamente: “Es un problema de salud pública, estoy a favor de la interrupción voluntaria del embarazo; hay que trabajar para la despenalización porque no podemos seguir permitiendo que se nos sigan muriendo las mujeres pobres”. Lo mismo que María Eugenia Duré, quien como concejal de Río Grande, Tierra del Fuego, dijo a Radio Activa durante el debate del año pasado en el Congreso que “se debe poner como eje principal la salud pública y desde ahí darse el debate dejando de lado las cuestiones religiosas, morales, centrándonos en lo que nos sucede históricamente a las mujeres, que es abortar en la clandestinidad”.

La chaqueña María Inés Pilatti Vergara es otra de las senadoras que renuevan y votará a favor. Pero vale aclarar que su comprovinciano Jorge Capitanich es candidato a gobernador del Chaco y favorito para ganar en los comicios del 29 de septiembre. En ese caso lo reemplazaría el intendente de Fontana, Antonio Rodas, quien junto a Capitanich participó de la citada marcha “a favor de la vida”.

Así como en el kirchnerismo prevalece la aprobación del proyecto, en el probable futuro bloque Justicialista sucede lo contrario. La mayoría está en contra, como lo demostraron ya en la votación de agosto del año pasado. Solo el cordobés Carlos Caserio, presidente de esa bancada, demostró estar a favor del proyecto de IVE al votar así en 2018.

En este espacio habría solo dos legisladores nuevos, el santafesino Roberto Mario Mirabella, que reemplazará a Omar Perotti -quien asumirá la gobernación provincial-, y el entrerriano Edgardo Kueider. No se sabe cómo votaría ninguno de los dos. El primero es un hombre muy cercano al gobernador electo de Santa Fe, que durante el debate del proyecto sobre el aborto el año pasado fue el encargado de recibir 9 mil firmas contra el mismo, pero se ignora cómo votaría. Vale recordar que Perotti, a quien reemplazará, se abstuvo en la votación del año pasado.

Tampoco se expresó sobre el tema Edgardo Kueider, actual secretario general de la gobernación entrerriana.

Se desconoce también la opinión sobre el tema de Silvia Sapag. La dirigente del Movimiento Popular Neuquino ingresaría a través de la boleta del Frente de Todos, junto a Oscar Parrilli.

En el caso de los santiagueños, se sabe que la exgobernadora Claudia Ledesma Abdala de Zamora votará en contra, porque así lo hizo siendo diputada, igual que el seguramente reelecto Gerardo Montenegro, que votó negativamente el año pasado. En cuanto a José Neder, que secunda a la esposa del gobernador santiagueño, también lo haría en contra.

En el bloque radical, de los nuevos se sabe que Martín Lousteau es un activo militante a favor del aborto, al punto tal que exigió que su compañera de fórmula tuviese la misma postura, y por eso el Pro eligió a Guadalupe Tagliaferri.

El neuquino Horacio “Pechi” Quiroga votará en contra, tal cual confió cuando al ser interrogado sobre el tema en los tiempos del debate del aborto dijo que en caso de haber sido legislador hubiera votado “no”.

En la cuenta de Twitter del chaqueño Víctor Zimmermann, que reemplazará seguramente al radical Angel Rozas, se lo puede ver participando de una misa evangélica orando “por la vida y la familia”, de donde se desprende la dirección de su voto. Mientras que el radical fueguino Pablo Blanco sentó su postura “a favor de las dos vidas” en el marco de la campaña electoral. “Estoy convencido de trabajar y legislar a favor de las dos vidas”, ha escrito en su cuenta de Instagram.

Otro que ya votó en contra el año pasado y ahora renovaría su escaño es el entrerriano Alfredo De Angeli.

Aliado del oficialismo y candidato a la reelección en Salta, Juan Carlos Romero ya votó en contra del aborto el año pasado.

El actual gobernador rionegrino, Alberto Weretilneck, votará a favor de la interrupción voluntaria del embarazo cuando le toque, ya que en julio pasado, en plena campaña electoral, expresó en el programa televisivo “Somos el Valle” que si una mujer toma la decisión de abortar “es porque lo tiene muy pensado y meditado en lo más profundo”. Esto es, “si toman la decisión de hacer un aborto, el Estado no puede castigarla, no puede penalizarla”.

No es nueva en el Senado, pero no votó el año pasado por estar de licencia por embarazo la puntana María Eugenia Catalfamo. Originalmente estaba en contra, tal cual se lo hizo saber junto a su comprovinciano Adolfo Rodríguez Saá al obispo puntano Pedro Martínez, pero en vísperas del debate en el Senado dijo haber modificado su postura, a pesar de que estaba de licencia y por ello aclaró que no asistiría a la sesión donde se votó el proyecto. Pero el día previo al debate, reveló en una nota de opinión publicada en el portal Infobae: “No podemos desconocer que el aborto existe en cada una de las provincias argentinas y que por eso esta ley representa una herramienta segura y saludable para quienes así lo decidan”.

Hasta aquí todas las posturas de quienes muy posiblemente poblarán la Cámara alta a partir del próximo período ordinario. De esos 24 legisladores -26, sumando a Catalfamo, que no votó el año pasado, y a Mirabella, que reemplazará a Perotti-, 12 lo harían afirmativamente, 11 en contra y 3 se desconoce cómo lo harán. Pero obviamente no harían variar el resultado en un tema que, de momento, no atravesaría el escollo del Senado.