BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 23 de octubre de 2019
OPINIÓN
Reglas del Reglamento de la Cámara de Senadores de la Nación Argentina
Por Julio Pitt Villegas. Es autor de un libro, recientemente publicado bajo este título, resultado de la labor de 41 años como agente técnico administrativo en la Cámara alta.
4 de octubre de 2019
En primer lugar, agradezco el espacio ofrecido en este medio gráfico, constituido por su 30° aniversario, en marca registrada del periodismo parlamentario. Felicitaciones.

Como se señala en el prólogo de la obra, la misma es el resultado de la actividad laboral relacionada con lo legislativo-parlamentario, producida en doble dimensión: resultante del trabajo burocrático administrativo, por una parte, y de lo docente por el otro, conjugados por la temática abordada.

La primera enmarcada por quien –como en mi caso- prestó servicio ininterrumpidamente durante 41 años como agente técnico administrativo de una de las áreas más ricas para el recupero informativo en su dimensión original: el Archivo y Registro de Leyes, dependiente del área de la Secretaría Parlamentaria del Senado de la Nación.

La actividad docente se inscribe desde el año 1988, cuando las autoridades, con la finalidad de capacitar al personal de la Cámara, celebran un convenio con el Ministerio de Educación de la Nación. El mismo da lugar a una originaria modalidad educativa del nivel medio de adultos: perito en Administración Legislativa, que hoy se expresa en los CENS 58 y 80.

En sendos institutos educativos me ocupo de la titularidad por concurso de la cátedra que da vida a esta obra: Reglamento Cámaras II. Con estas instituciones, originariamente DINEA 247, se busco jerarquizar conocimientos, y con ello habilitar la debida competitividad con un correspondiente puntaje para aspirar en debidos y prístinos concursos para ascensos u ocupar cargos en las futuras estructuras burocráticas a crearse.

No soy original si relato lo acaecido por todo aquel que ha aspirado a un ascenso en sus funciones. Solo señalo que en el año 2021 me informan que la modalidad educativa que dio origen, será sustituida por “Higiene y Seguridad”. Esperemos que no se haga realidad.

Actualmente el CENS 80 funciona en sede del gremio APL. De allí que considero esta obra como un logro académico, atento que constituye la primera de su tipo que sale a la luz pública, en tanto por lo arriba expresado, un fracaso educativo para la debida capacitación en la temática. Para un mejor cumplimiento, atento al entusiasmo que despertó este proyecto, renuncié a mi titularidad de cátedra de Historia del Derecho en la Universidad del Salvador.

De alguna forma esta obra también aporta información relevante sobre la capacitación profesional del personal del Senado de la Nación.

Más allá de logro o fracaso, intenta con las socráticas observaciones a que debe dar lugar –como toda obra humana- servir a una mejor compresión del reglamento de la Cámara de Senadores de la Nación, de allí el recupero desde sus reglas, sirviendo a expresar bases de un mejor conocimiento, capacitación e investigación de sus instituciones. La impronta desde los origines históricos de cada uno de las reglas está presente. El trabajo, asimismo ofrece un cuadro comparativo con el reglamento de la Cámara de Diputados de la Nación.

Importante es el aporte de los académicos del derecho parlamentario invitados, doctores Guillermo Schinelli y Fermín Pedro Ubertone, quienes desempeñaron funciones como agentes de carrera, ingresados por concurso, en una de las dependencias más relevantes para el recupero informativo, como es la Dirección de Información Parlamentaria. Schinelli se desempeñó mucho años como director, ofreciéndonos un lúcido análisis comparativo, recuperando las diferencias principales entre los reglamentos de ambas Cámaras. En tanto, Ubertone propone un interesantísimo trabajo sobre los reglamentos parlamentarios. Mi agradecimiento y reconocimiento.