BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 23 de octubre de 2019
LEGISLATURA PORTEÑA
Buscan repudiar los dichos de Pichetto sobre la venta de droga en las villas
Los diputados Leandro Santoro y Victoria Montenegro (UC) impulsaron en la Legislatura porteña un proyecto de declaración en rechazo a las declaraciones del candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, quien había pedido “dinamitar todo, que todo vuele por el aire”.
8 de octubre de 2019
El legislador de Unidad Ciudadana Leandro Santoro y la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Victoria Montenegro (UC), presentaron en la Legislatura porteña un proyecto de declaración para repudiar las declaraciones del actual senador de la Nación y candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Ángel Pichetto, acerca de la venta de droga en las villas.

Es que Pichetto había asegurado que la “Argentina es un país muy generoso, acá viene gente y lo que hace es salir a vender en venta ambulante, de contrabando, después agarran y terminan vendiendo droga” y explicó que “hay una imagen aberrante de un país que no tenemos que querer ninguno de nosotros: en la villa 1-11-14 había dos colas, una que manejaba una nacionalidad determinada que tiene vinculaciones con la marihuana y otro muchacho –también de afuera- vendía cocaína. Todo esto fue tomado por un drone y después entró la gendarmería. La verdad es que habría que dinamitar todo, que todo vuele por el aire”.

Justamente, fue esa última frase la que genero la polémica y que de acuerdo a la iniciativa de los diputados de Unidad Ciudadana estigmatiza “a los sectores populares porteños”. Al mismo tiempo que remarcaron que se “expresó de manera xenófoba, diciendo que la venta de droga sería llevada adelante por inmigrantes de los países vecinos”.

“Declaraciones de este tenor, que atacan directamente a ciudadanos y ciudadanas de nuestra Ciudad, de manera xenófoba y estigmatizante, deben ser repudiados enérgicamente por toda la comunidad política porque atentan la convivencia democrática y los valores que fundan nuestra civilidad”, concluyeron Montenegro y Santoro.