BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 11 de noviembre de 2019
LEGISLATURA PORTEÑA
Autorizaron la transformación del predio del Tiro Federal en el Parque de la Innovación
La Legislatura porteña sancionó con 43 votos a favor, 4 en contra y 11 abstenciones un proyecto de ley que establece que el Gobierno de la Ciudad otorgue concesiones gratuitas u onerosas dentro del predio. También se creará un ente que regule a ese parque, ya que se construirán 20 edificios para instituciones públicas y privadas.
7 de noviembre de 2019
Con la intención de seguir transformando la Ciudad, la Legislatura porteña autorizó con 43 votos positivos, 4 negativos y 11 abstenciones las modificaciones en el predio de Núñez donde funcionó el Tiro Federal para convertirlo en el “Parque de la Innovación”, un centro urbano de ciencia y tecnología, en el cual se concesionará una serie de terrenos a favor de universidades y empresas a fin de que funcionen en ese espacio.

La medida contó con el acompañamiento de VJ, GEN, PS,MC y Ev; el rechazo de PTS, FIT y AyL; y la abstención de UC y BP . Las concesiones se otorgarán a título gratuito u oneroso, según lo que se determine en cada caso, y tienen el propósito de promover la instalación en el lugar de organismos, instituciones o corporaciones inherentes a la ciencia, la tecnología y a lo que hoy se denomina “emprendedurismo”.

En la lista de posibles concesionarios se incluye universidades, el Senasa, Inta, Conicet, Invap, los organismos de desarrollo espacial y atómico, Ministerios, etcétera. Es que de acuerdo a lo que sostiene la normativa, se prevé construir en ese predio 20 edificios que serán destinados a esas instituciones públicas o privadas.

Una de las principales concesiones será para la Universidad Nacional de Buenos Aires, quien tendrá un permiso de uso gratuito por hasta 100 años, para la localización de seis centros de investigación dentro del Parque; así como otro espacio, por 50 años, para la Universidad Tecnológica Nacional.

Por otro lado, la Casa también avanzó en la creación de un “Ente Público No Estatal para la gestión del Parque de la Innovación”, el cual fue aprobado con 41 votos a favor y 17 en contra.

El mismo contará con un directorio integrado por cuatro representantes del Gobierno de la Ciudad; uno de las entidades del sector público; dos por las organizaciones privadas que sean propietarias de alguno de los inmuebles que se ubiquen dentro del Parque y dos de las empresas que estén radicadas en condición de locatarias. Este organismo “tendrá a su cargo la gobernanza” del nuevo espacio para el desarrollo y la investigación y dictará los reglamentos, así como administrará los bienes.

Cabe señalar que el Parque de la Innovación está siendo emplazado en un amplio predio de unas 16 hectáreas, donde antes funcionaba el histórico Tiro Federal, en terrenos que eran nacionales y fueron transferidos a la jurisdicción de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El debate en el recinto

Al respecto de la medida, el oficialista Hernán Reyes (VJ) fue el primero en tomar la palabra y señaló que se debe “valorar y entender que la creación de este Ente es el de complementar una política pública que se viene desarrollando en la Ciudad y que tiene que ver con posicionar a esta ciudad como un centro de investigación y educación” y remarcó que “el Parque de la Innovación va a ser todo lo que este Ente pueda hacer, esto tiene que ver con la forma en la que se articule entre las distintas partes para fomentar la investigación, educación y el fomento del empleo”.

Por su parte el diputado de AyL Fernando Vilardo denunció que “cuando la investigación y tecnología está en manos privadas, entonces persigue cuestiones privadas: por ejemplo, el agronegocio y fracking, las ganancias son para pocos a costas de la salud” e insistió en que “el conocimiento y tecnología para beneficiar a las empresas y precarización para los trabajadores”.

Sobre esa misma línea, Laura Marrone (FIT) manifestó que “tenemos que preguntarnos cuál es la política de ataque que el Gobierno actual lleva adelante contra la ciencia y tecnología, no podemos desprender este proyecto de la reducción del presupuesto para esa área, tenemos uno de los presupuestos más bajos del mundo para ello. Tampoco podemos desprenderlo de los 250 despidos en el INTI, ni de los ataques al INTA y SENASA” y advirtió que “este proyecto está planteando una inter gobernanza que no tiene ni un solo representante de una Universidad pública”.

Además el trotskista Gabriel Solano (PO) indicó que “el proyecto muestra claramente que estamos ante un proyecto de corto vuelo, no han inventado nada sino que están tomando modelos de otros países, pero estamos lejos de tener un proyecto que fomente la ciencia y tecnología sobre cualquier base”.

“En Argentina hubo una huelga de inversiones, es tan fuerte que tenemos una caída en todos los índices que se les ocurran, eso tuvo que ver con que los capitalistas solo invierten si reciben el beneficio que ellos quieren”, denunció y remarcó que “cuando ustedes arman un proyecto basado en entregarle la investigación a los privados, lo que ya sabemos es que no va a haber inversión pero que si va haber alguna viveza para aprovecharse”.

Mientras que Myriam Bregman (PTS) aseveró que “están rematando y desguazando la Ciudad, están creando burocracias que administren esos negocios y puedan hacer otros nuevos” y subrayó que “es claro que en nuestro país se necesita inversión en investigación científica y tecnológica, pero esta ley lo que hace es armar un gran curro y que fomenta los negociados; no vemos ningún beneficio para la Ciudad” aunque aclaró que “detrás de este EPI vemos la mano de los amigos del Gobierno, la de estos empresarios que se van a beneficiar con esta nueva ley”.

A su vez la presidenta del Bloque Peronista, María Rosa Muiños, consideró que “este proyecto careció de las etapas de trabajo parlamentario para obtener la información necesaria y que lleve a la mejor decisión legislativa” y afirmó que “a pesar de la complejidad, el proyecto no vino acompañado de los estudios técnicos que justifiquen cada uno de sus términos y la velocidad con la que se ha producido el trámite prevaleció sobre la información que nos falta”.

“Tampoco conocimos que criterios justifican la proporción de cada estamento que va a estar incluido en esta Asamblea, es preocupante la omisión del proyecto sobre cómo serán elegidos los miembros de la misma: establece que van a ser nueve miembros, de los cuales cuatro serán designados por el Gobierno, ósea que los otros cinco van a ser electos por estos primeros cuatro miembros; en definitiva, toda la Asamblea va a ser elegida por el Poder Ejecutivo”, denunció y concluyó que “los legisladores merecemos un poco más de respeto por parte del Ejecutivo, los únicos que pueden hacer valer eso son los diputados del oficialismo”.

Por otro lado el diputado de Evolución Marcelo Guouman manifestó que el Parque de la Innovación “agrupará a los principales actores de la ciencia, la tecnología y la investigación con el objetivo de potenciar la economía del conocimiento” y subrayó que “es fundamental la presencia de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad Tecnológica Nacional en el Parque de la Innovación”.

“La posibilidad que la ley concede al Ente de otorgar concesiones gratuitas a las diversas entidades públicas, marcan una clara impronta en apoyo a la educación pública", añadió y detalló que de todas las hectáreas que comprende el predio “gran parte se destinará a espacios públicos, apertura de calles, instalación de servicios y plazas, que disfrutarán todos los porteños. Esto implica un aporte desde lo ambiental”.

En contraposición el legislador de Unidad Ciudadana Mariano Recalde indicó que se oponen a la medida “porque no estamos discutiendo un proyecto de innovación y tecnología, sino que es un nuevo caso de ventas de tierras públicas para llevar adelante negocios inmobiliarios” y explicó que “este tipo de leyes son una estafa a la ciudadanía, se pone por delante un fin noble y así justificar determinados medios que hay que cumplir; se pone por delante la urbanización de un barrio, una plaza y para eso hay que vender tierras”.

Mientras que el vicepresidente tercero de la Legislatura porteña, Roy Cortina (PS), preguntó si en ese predio funcionará la UniCABA o al menos una parte de ella. Aunque precisó que le “sorprende muchísimo el tenor de algunos discursos, porque hace algunos días terminaron las elecciones, pero la verdad este es un proyecto imposible no votarlo sobre todo para las grandes tradiciones de la Argentina” y agregó que “crear un polo de estas características, en donde se invita a la Universidad pública y que es un orgullo para nosotros, lo puede votar cualquier partido del espectro nacional y popular”.

No obstante, el diputado del GEN Sergio Abrevaya indicó que “estos proyectos hay que leerlos en clave de ventas de bienes, el problema es para que se venden esas tierras: no es lo mismo venderlas para crear viviendas accesibles que para hacer negocios inmobiliarios” y aseguró que “es otra la composición que debería tener el EPI debería ser completamente distinta, por eso es para rechazarlo”.

Al mismo tiempo que Marcelo Depierro (MC) consideró que no ve “en este modelo del EPI que haya ningún tipo de fomento para que esta Ciudad sea un semillero de tecnología ni de desarrollo de software”.