BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 21 de enero de 2020
COYUNTURA
El FMI a la vista
Quieren acelerar la negociación de la deuda, pero reconocen que es un objetivo muy difícil.
19 de noviembre de 2019
Desde el Frente de Todos ya se están haciendo diversas gestiones para que a partir de la asunción del presidente electo Alberto Fernández el 10 de diciembre comiencen en forma urgente las negociaciones con el FMI y acreedores privados por la deuda global del país, un objetivo que se busca acelerar pero que en el mercado admiten que llevará bastante tiempo poder cerrar esos acuerdos.

Fuentes de los principales asesores económicos de Fernández admitieron que el trabajo con los acreedores privados podría incluir una quita bastante considerable, mientras que se ha recurrido al asesoramiento de algunos especialistas en materia de deuda, en especial, a Daniel Marx, quien fue secretario de Finanzas en dos etapas, durante las presidencias de Carlos Menem y de Fernando de la Rúa.

Por lo pronto, ya hubo algunas pistas que emitió el propio Guillermo Nielsen, quien podría ocupar el cargo de ministro o secretario de Finanzas.

"La determinación de presidente electo (Alberto Fernández) es que empiece un camino de resolución lo antes posible, dentro de las limitaciones formidables que presenta hoy la economía argentina", dijo el economista en una exposición realizada recientemente en la Universidad de Miami.

"A todo el mundo le gustaría que esto nunca hubiera ocurrido, para empezar", dijo el eventual funcionario sobre la crisis de la deuda argentina, pero señaló: "Esto se presenta como un problema de liquidez y no de solvencia, por lo menos por cierto tiempo".

Nielsen aclaró que si un problema de liquidez se prolonga en el tiempo puede devenir en un problema de solvencia y señaló que eso lo tiene "claro" el equipo de economistas liderados por él que está asesorando a Fernández.

"En fin, esto no es ‘dos más dos son cuatro’. Esto es una cosa de cierta complejidad que requiere cierto tiempo. La determinación de presidente electo es que empiece un camino de resolución lo antes posible, dentro de las limitaciones formidables que presenta hoy la economía argentina", dijo.

Mientras se producen esos primeros pasos, comenzaron a surgir luces de alerta desde el exterior.

Los acreedores privados del país están dando los primeros pasos para redoblar la presión sobre el nuevo Gobierno, para renegociar la deuda privada, mientras esperan que el país encare en forma paralela una reestructuración del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según informaron agencias internacionales en las últimas horas, diversos grupos de bonistas empezaron a dar esos primeros pasos para conformar asociaciones de acreedores, una reedición de lo que fue en el default de 2001 el denominado TaskForce de Italia, que abarcó a una gran cantidad de fondos de inversión chicos en ese país.

Por lo pronto, de acuerdo con las informaciones de las agencias internacionales, cuatro los grupos de administradores de carteras de inversión, están reclutando a tenedores de bonos argentinos para hacer alianzas, con el objeto de prepararse para negociar la reestructuración de deudas.

Los comités de acreedores se están formando con el objetivo de ganar más poder de negociación con el próximo gobierno de Argentina, según manifestaron los miembros de los grupos.

"Varios están organizando llamadas con los acreedores", según dijeron las personas vinculadas a esos administradores pero que pidieron no ser identificadas.