BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 10 de diciembre de 2019
COYUNTURA
Expectativa por la negociación con el FMI
El organismo internacional mueve las piezas y busca generar un diálogo fluido con Alberto Fernández.
27 de noviembre de 2019
La designación que hizo el directorio del FMI de un nuevo jefe de supervisión para la Argentina es generar mejores condiciones de diálogo con el presidente electo, Alberto Fernández, quien en las últimas horas se mostró considerablemente inflexible con respecto al organismo multilateral.

El nombramiento de Luis Cubbedu justamente va en ese sentido, aunque algunos de los funcionarios de Hacienda admitieron su sorpresa por el desplazamiento del italiano Roberto Cardarelli, de quien, dicen, conoce y entiende muy bien cómo funciona la Argentina.

Precisamente, todos estos movimientos, según admiten diversos analistas, anticipan una negociación -en principio- bastante más tiempo de lo que se calculaba.

El objetivo central es lograr entre uno y dos años de gracia en cuanto al pago de los vencimientos, y transformar el acuerdo stand by firmado por el Gobierno de Mauricio Macri en facilidades extendidas.

Pero el FMI, que en este momento sufre un fuerte enfrentamiento interno dentro del directorio del mismo por el caso de Argentina, ya envió señales muy contundentes acerca de que se cumplan los objetivos fiscales.

Si bien se trató de forzar que la conversación que mantuvo Alberto Fernández con Kristalina Georgieva, la titular del organismo, fue cordial, la realidad comenzó a mostrar un panorama distinto.

A pesar de que se tildó a la conversación entre ambos como "cordial", fuentes de Wall Street afirmaron en las últimas horas que "desde antes de iniciar la gestión, ya se ven fricciones entre Alberto Fernández y el Fondo".

Estas visiones distintas que hay en un primer acercamiento entre el presidente electo y el organismo multilateral llevó a que los principales asesores de Fernández hayan mantenido conversaciones con embajadores de países europeos a fin de conseguir un respaldo mayor para enfrentar lo que se supone será una postura considerablemente dura de Estados Unidos.

"El FMI quiere asegurarse que Argentina va cumplir con sus obligaciones. Para eso necesita que haya una quita importante de la deuda privada y todo el mundo descuenta que finalmente se realizará entre un porcentaje cercano al 40 por ciento", recalcó un exsecretario de Finanzas de la Argentina.

El contundente respaldo por presión de Estados Unidos que le dio el FMI al Gobierno de Mauricio Macri, para que finalmente la crisis no se pudiera resolver y el oficialismo perdiera las elecciones es motivo de una notable disputa dentro del "board" desde el resultado de las elecciones primarias.

Se estima que hacia fin de año podría haber algunos desplazamientos en el directorio del organismo, como consecuencia de la crisis argentina, aunque la palabra final la tendrá Estados Unidos.

En Wall Street se comentó hacia finales de la semana que la administración de Donald Trump se mantiene a la expectativa y con cierto recelo con respecto a la postura y conducta que asuma el Gobierno de Alberto Fernández con relación a temas claves en los intereses norteamericanos: Venezuela, Cuba, Irán y la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo.