BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 13 de diciembre de 2019
LEGISLATURA PORTEÑA
En conflicto con los residentes, la Ciudad sancionó un nuevo régimen que los regula
La normativa contó con 34 votos afirmativos y 5 abstenciones, derogando ordenanzas anteriores y aboga por un sistema que jerarquice los programas de formación. Por su parte tanto los residentes como los concurrentes advirtieron que la medida “profundiza las condiciones de precariedad laboral”.
28 de noviembre de 2019
En medio de una masiva movilización a la que asistieron residentes y concurrentes de todos los hospitales porteños, la Legislatura de la Ciudad aprobó con 34 votos positivos y 5 abstenciones el nuevo “Régimen de Residencias y Concurrencias en equipos de salud”, a fin de mejorar las condiciones en las que se desempeñan estos profesionales.

La medida contó sólo con el aval de Vamos Juntos y la abstención de Evolución; el resto de los bloques no se encontraban presentes en el recinto de sesiones en el momento de la votación, ya que tanto en el interior del parlamento como en las inmediaciones del mismo hubo incidentes entre los residentes y concurrentes que se estaban manifestando y la seguridad del edificio.

De acuerdo al texto sancionado dicho régimen “constituye una política estratégica, integral y de calidad para el desarrollo del capital humano, cuyo propósito es coordinar y complementar la formación de profesionales de los equipos de salud y de apoyo a los equipos de salud” y deroga las Ordenanzas número 40.997/85, 41.793/87, 45.146/91 y sus sucesivas y posteriores modificatorias ya que “las mismas son desactualizadas y poco integradas con la dinámica actual de la formación profesional de posgrado en el sistema público estatal de la Ciudad”.

Además plantea que residencias implican una carga horaria mínima de 40 horas semanales y una máxima de 64, las cuales incluirán la distribución de actividades formativas supervisadas durante días hábiles y no hábiles, y actividades de formación intensiva continua -también conocidas como “guardias”-, si el Programa de Formación así lo contempla.

También sostiene que las guardias serán supervisadas y no podrán superar las 24 horas corridas, luego de las mismas se deberá garantizar a cada residente un descanso mínimo de 12 horas de cumplimiento efectivo fuera de la sede. Al mismo tiempo que contempla distintos tipos de licencias para los residentes (tales como las de maternidad, enfermedad, vacaciones, matrimonio, etc), incorpora la perspectiva de género, establece la remuneración mínima que estos profesionales deberán percibir, entre otras cuestiones.

Previo al inicio de la sesión, los residentes y concurrentes de todos los hospitales porteños se movilizaron hasta la Legislatura porteña para expresar su rechazo a la normativa y exigir mejores condiciones de trabajo para todos los trabajadores de la salud.

El debate en el recinto

Al respecto de la normativa, el presidente de la Comisión de Salud, José Luis Acevedo (VJ), indicó que “el Estado tiene y debe generar una acción tutelar sobre la formación profesional, hay que atender a la formación de cada uno de sus profesionales” y consideró que “esta es una gran idea, los Gobiernos pasan y las políticas que generan dignidad quedan”. Asimismo remarcó que “pasaron 34 años de la primera ordenanza y 46 modificaciones, por eso con esto venimos a organizar y a clarificar lo que cada uno debe hacer, mejorando las condiciones en la que se desempeñan los residentes y concurrentes”.

Por su parte el diputado de AyL Fernando Vilardo indicó que “este proyecto con la profundidad e importancia que tiene fue tratado en forma express, Larreta gobierna como un monarca, imponiendo un proyecto sin consultarlo con residentes y concurrentes” y señaló que “si una de las cosas más importantes que tenemos es la salud, es algo que la población valora, no se entiende como el Gobierno realiza este ajuste”. Asimismo afirmó que “no se los reconoce como trabajadores por eso atacan a los salarios, están legalizando la súper explotación de trabajo y que los concurrentes sigan sin cobrar”.

Al mismo tiempo que Gabriel Solano (PO) manifestó que “tenemos mil residentes y concurrentes diciendo en la puerta de la Legislatura que este proyecto los viene a precarizar, ellos tienen razón, si los protagonistas directos nos dicen que esta iniciativa hay que tirarla a la basura, nosotros la tiramos a la basura”.

Mientras que el peronista Claudio Romero (BP) aseveró que van “Vamos a seguir pidiendo tiempo para estudiarlo, hay que agradecerle al diputado Daniel Presti (VJ) porque si no hubiésemos insistido ni siquiera hubiese habido una reunión informativa, que fue ahí donde las asociaciones médicas, los residentes y concurrentes se enteraron que estaban trabajando el proyecto; mientras que los funcionarios del Gobierno decían que hacía más de un año que venían desarrollando la medida” y sentenció que “no alcanzan las cuestiones que están planteando, estos son trabajadores”.