BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Martes 10 de diciembre de 2019
NOTICIAS
Daniel Arroyo señaló la importancia de los movimientos sociales: “Son parte de la solución”
El diputado nacional, y probable ministro de Desarrollo Social, participó del “Encuentro Nacional de Economía Popular y Solidaria para una Argentina con Trabajo Digno”, organizado por Barrios de Pie.
2 de diciembre de 2019
Con la presencia de 300 delegados de 22 provincias de nuestro país se desarrolló en la Facultada de medicina de la UBA el “Encuentro Nacional de Economía Popular y Solidaria para una Argentina con Trabajo Digno”, organizado por el movimiento Barrios de Pie - Libres del Sur.

En el acto de apertura estuvo el diputado nacional Daniel Arroyo, quien seguramente será el ministro de Desarrollo Social del Presidente Alberto Fernández. También estuvieron el secretario de Economía Popular de Jujuy y exvicegobernador, Rubén Daza, y el padre Carlos Accaputo, presidente de la Pastoral Social de la Iglesia Católica de la Ciudad de Buenos Aires. También estuvieron presentes Humberto Tumini, presidente de Libres del Sur, Isaac Rudnik director del ISEEPCi, y la anfitriona Silvia Saravia, coordinadora nacional del movimiento Barrios de Pie.

En sus palabras de apertura Arroyo señaló que “los movimientos sociales son parte de la solución, la salida en Argentina es de abajo hacia arriba en el ámbito del trabajo, acá hay hambre, malnutrición, hay una catástrofe nacional, hay 300.000 personas sin trabajo. Creemos que no puede haber hambre en la argentina, todos tienen que comer siempre y todos los chicos tienen que estar en las escuelas”.

Por su parte la coordinadora nacional de Barrios de Pie consideró que “la economía popular tiene el potencial de generar puestos de trabajo intensivo. Aspiramos a que no sea solo una propuesta de contención sino que, a través de su formalización y con el apoyo del estado logre una creciente incidencia en la economía formal de Argentina.”

El encuentro fue muy rico en las discusiones y permitió formular pasos concretos en el desarrollo de la economía popular, como articuladora de trabajo genuino, para miles de ciudadanos excluidos.