BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 19 de julio de 2019
NOTICIAS
Isidori en el centro de la polémica
La senadora Amanda Isidori (UCR-Río Negro) afirmó que tiene "la conciencia absolutamente tranquila" y dijo que actuó en base "a un convencimiento y a un respeto por los acuerdos firmados" cuando posibilitó la derogación de la Ley de Subversión Económica al retirarse del recinto en plena sensión. "No solamente que estoy satisfecha, sino que estoy con la conciencia absolutamente tranquila", enfatizó Isidori, al defenderse de las múltiples críticas y sospechas que se dieron alrededor de su persona, por la actitud que asumió el jueves en el Congreso.
3 de junio de 2002
Por su lado, el gobernador de Río Negro, Pablo Verani, y la senadora Amanda Isidori se convirtieron en el blanco de las críticas de los dirigentes radicales, por la decisión de restar un voto a la bancada de la UCR y propiciar de esa manera la derogación de la ley de Subversión Económica.

"No voy a ir a las reuniones del Comité Nacional hasta que Verani no renuncie", prometió el presidente del bloque de Senadores radicales, Carlos Maestro, molesto por el abandono de la banca de Isidori por orden del gobernador. Según fuentes del bloque, Maestro asumió la posición de no participar de las reuniones del Comité Nacional "en frío", luego de meditar qué actitud asumiría ante la "desobediencia" de Isidori a instancias de Verani, quien, además, es uno de los vicepresidentes del partido.

En tanto la diputada radical Margarita Stolbizer comenzó a preparar un documento que presentará al Comité Nacional de la UCR, solicitando que todos los gobernadores renuncien a la conducción del partido. El senador Juan Carlos Passo fue aún más lejos y solicitó la renuncia de Verani a la UCR: "Se ha perdido todo frente a la ley, se ha privilegiado el negocio, el caudillismo, y Verani, que ha ganado en nombre de nuestro partido más de una elección, se tiene que ir del radicalismo".

El senador porteño Rodolfo Terragno apuntó en tanto contra la conducción del bloque al sostener que desde el día anterior se sabía que Isidori facilitaría la derogación de la ley, por lo que la oposición no debería haber prestado los dos tercios para habilitar el tratamiento del tema sobre tablas.

Terragno, quien decidió no dar quórum para tratar la norma en el recinto, advirtió que el radicalismo "está poniendo en juego, peligrosamente, los principios y la conducta que le permitieron vivir 110 años", al rechazar la actitud de Isidori en la sesión. "La derogación de la ley de subversión económica, exigida por algunos lobbies escudados detrás del FMI, tiende a asegurar la impunidad de quienes vaciaron bancos y se llevaron dólares indebidamente. Frente a esto, había que utilizar cualquier procedimiento lícito para evitar la sanción", enfatizó Terragno.

El legislador Cristian Caram y el presidente de la Juventud Radical Alejandro Rabinovich, entre otros afiliados radicales porteños, mediante carta al titular de la UCR, Angel Rozas, reclamaron la expulsión de la senadora Isidori y pidieron que Verani brinde explicaciones a las autoridades del partido.

Contrariamente con lo sostenido por sus detractores, la legisladora sostuvo que con su actitud está "contribuyendo a que se comience a transitar otro camino y otro tipo de prácticas en la política".

"Esto ha respondido a un convencimiento y a un respeto por los acuerdos firmados", se defendió anoche ante las críticas, en declaraciones televisivas.

El jefe de la bancada justicialista del Senado, José Luis Gioja, volvió a defender la actuación de la radical rionegrina Amanda Isidori, quien posibilitó la derogación de la Ley de Subversión Económica con su abstención. "Fue un ejemplo de consecuencia", enfatizó Gioja, quien destacó también el apoyo del gobernador de Río Negro, Pablo Verani, a la posición del oficialismo.

Para Gioja, la actitud de Isidori en la sesión del jueves último, motorizada por Verani, fue "una muestra de la coherencia, de que cuando se da la palabra hay que cumplirla".