BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 17 de julio de 2019
NOTICIAS
Isidori renunció a la vicepresidencia, aunque sigue en el bloque
Los senadores radicales le aceptaron la renuncia a su par Amanda Isidori como vicepresidenta del bloque, aunque no la sancionaron ni la apartaron de la bancada. "Aceptarle la renuncia ha sido la decisión mayoritaria, pero la actitud que tuvo no implica que deba ser separada del partido ni del bloque", indicó el titular de la bancada de senadores radicales, Carlos Maestro.
7 de junio de 2002
Isidori fue duramente cuestionada por su decisión de retirarse de la Cámara alta antes de la votación de la derogación de la Ley de Subversión Económica, posibilitando que el justicialismo ganara con un apretado resultado. Sin embargo, por "decisión mayoritaria" de los senadores radicales Isidori continuará perteneciendo a la bancada, a pesar de que cuatro legisladores -los jujeños Gerardo Morales y Mónica Arancio de Beller, Rodolfo Terragno (Capital) y Juan Carlos Passo (La Pampa)- pidieron su separación.

De hecho, este reducido grupo quedó, al término de las siete horas de deliberaciones, en el ojo de la tormenta, ya que el debate radical viró hacia la actitud cuestionadora de los senadores.

Tan es así que el bloque quedó al borde de la fractura, ya que los cuatro legisladores disidentes plantearon la posibilidad de apartarse en disconformidad con el apoyo radical al gobierno de Eduardo Duhalde, y la conducción de su bancada les respondió que antes podrían ser expulsados.

"Los que fuimos a denunciar la traición terminamos en el banquillo de los acusados", dijo el jujeño Gerardo Morales, quien renunció a la secretaría general de su bancada en rechazo a la estrategia política y parlamentaria que encabeza el chubutense Carlos Maestro, con el apoyo del alfonsinismo. Así las cosas, Isidori se mantiene en el seno del bloque y Maestro salió aparentemente fortalecido al imponer su posición con el apoyo del alfonsinismo, pero el bloque de veintitrés senadores quedó al borde de una fractura por decisión propia de los rebeldes o por expulsión.

Los disidentes sostienen que su partido "jamás discutió una actitud colaboracionista" con el gobierno, pese a que en la práctica la bancada radical apoyó tácita o explícitamente los últimos proyectos del oficialismo.

"Todos coincidíamos teóricamente en la necesidad de impedir la sanción de una ley que podía otorgar impunidad a los responsables del vaciamiento, pero a la hora de la verdad el radicalismo facilitó la derogación de la Ley de Subversión Económica", dijeron los senadores rebeldes.

El documento de los disidentes pide que todos los radicales que ocupan posiciones en el gobierno renuncien a sus cargos, porque "es imposible lograr la necesaria independencia si se mantiene la actual confusión de roles".

Pero la posición oficial de la conducción de la bancada sostiene que los radicales que ocupan cargos en el gobierno lo hacen "con espíritu patriótico" y "asumiendo las responsabilidades que nos caben por el fracaso del gobierno de la Alianza".

"No descarto que sean separados porque las actitudes de estos cuatro senadores han sido reiteradas en el sentido de votar en contra de los que decide el bloque. La persistencia en esta conducta es lo que puede llevarlos a la separación", dijo Maestro.

En realidad, la molestia del senador patagónico y de una buena parte del bloque contra el sector rebelde obedeció "a la filtración a la prensa" de un documento redactado por ese grupo en el que se cuestionaba la conducción encarnada por Maestro y se dejaba entrever que la retirada de Isidori del recinto formó parte de una estrategia de apoyo al Gobierno.

Sin embargo, los senadores disidentes negaron ser los responsables de la maniobra, por la que acusaron a Raúl Alfonsín y al propio Maestro.