BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 18 de noviembre de 2019
NOTICIAS
Carrió pide una renuncia masiva de la dirigencia
La titular del ARI, Elisa Carrió, sostuvo que la convocatoria a elecciones debe ser para "renovar todos los cargos", porque sólo de esa forma se podrá "empezar a resolver la grave crisis de legitimidad política" en la Argentina.
11 de junio de 2002
"Lo primero que tenemos que decir es que nos tenemos que ir todos y después tenemos que revalidar nuestros cargos", enfatizó Carrió, y señaló que eso no significa que "los políticos no puedan volver".

Durante una visita a la provincia de San Juan, donde Carrió intenta organizar su fuerza política, la diputada subrayó que "la crisis de legitimidad" debe ser solucionada mediante una elección que permita determinar quienes "se quedan y quienes no".

"Lo primero que tenemos que decir es que nos tenemos que ir todos y después tenemos que revalidar nuestros cargos. No quiere decir que los políticos no pueden volver, porque lo que pasa es que tenemos una crisis de legitimidad y necesitamos presentarnos y ahí algunos quedaremos y otros no seremos electos", afirmó Carrió.

La dirigente del ARI, que visitó ayer San Juan, evaluó que "en el país, básicamente hay un proceso de desinstitucionalización muy grave y una crisis de legitimidad política que solo se va a empezar a resolver en la medida que haya una renovación total de los mandatos". En ese sentido, la legisladora chaqueña consideró que "si bien ese hecho en sí no es la solución definitiva", juzgó que a partir de esa renovación "habrá que poner en marcha un proceso de reforma constitucional y renovación del Poder Judicial y una larga transición".

Carrió agregó que "mientras esto no se inicie no va a haber confianza pública ni va a haber una institucionalidad estable en la Argentina", por lo que pronosticó que "vamos a seguir viendo que se caen presidentes, y como se arman nuevos poderes que duran muy poco".

En cuanto a la crisis económica, Carrió la definió como "producto del estallido del proceso de acumulación y distribución realizado en los '90, cuando se produjo la concentración del ingreso y la corrupción que hay que corregir".

Aclaró que "el problema es que la crisis de confianza pública impide ordenar económicamente el país, ya que no se puede salir porque no hay confianza en la moneda y entonces todas las variables de una salida económica se complican".

En cuanto a la propuesta del ARI, sostuvo que "nosotros creemos en la revolución de las pequeñas cosas. Un proyecto nacional colectivo que tenga como objetivo simplemente vivir contando con la casa, el trabajo y la educación", y propuso "crear una matriz de distribución del ingreso ciudadano para la niñez y para la vejez".

"Hoy hay millones de argentinos que no viven porque tienen miedo, puesto que hay muchos que no tienen casa ni empleo, pero también hay una enorme cantidad de argentinos que temen perder su casa, perder su empleo o que sus hijos no puedan estudiar", explicó.