BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Viernes 19 de julio de 2019
NOTICIAS
Miguens reclamó un plan agropecuario a largo plazo
“Podemos empezar ahora o esperar hasta el 2011”, advirtió el titular de la Sociedad Rural al inaugurar la Exposición Rural que por primera vez no contó con ni un solo representante del Gobierno nacional. Pidió terminar con los agravios, agradeció el papel de los legisladores y destacó que la unidad de la Mesa de Enlace, que -agregó- será indivisible de aquí en adelante.
2 de agosto de 2008
Sin presencia oficial, el titular de la Sociedad Rural Argentina, Luciano Miguens, inauguró la Exposición Rural de Palermo. Fue el orador principal de una jornada que lo tenía como único expositor, pero que contó con breves palabras también del dirigente de la Federación Rural Entrerriana Alfredo De Angeli, quien dirigió unas palabras críticas hacia el matrimonio presidencial.

“Y ya lo ve/y ya lo ve, es para Kirchner que lo mira por TV”, fue el cántico que sucedió a las palabras de De Angeli.

Previamente Luciano Miguens habló de las posibilidades de la Argentina en este momento especial del mundo, y advirtió que “cuando se ofende al campo se ofende al pueblo; cuando se ataca al campo se ataca a la Argentina”.

“De allí la reacción popular que vimos estos días”, remarcó el dirigente rural, quien destacó más adelante “la decisión y el coraje de todos los que tomaron parte por la defensa de la institucionalidad”.

“Queremos una sociedad cada vez más equitativa”, enfatizó Luciano Miguens, quien también reclamó un “acceso universal a la educación” y dijo que “mayor educación significará menor clientelismo político”.

Estuvieron presentes en el evento el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, y los gobernadores de Córdoba Juan Schiaretti, y de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, quienes a diferencia de la primera autoridad mencionada, recibieron fuertes aplausos por su participación durante el conflicto agrario.

Estuvieron los demás integrantes de la Mesa de Enlace, salvo Eduardo Buzzi, quien según pudo saberse se encuentra en una clínica entrerriana, realizando un tratamiento para dejar de fumar.

A los sectores más desposeídos aludió en varios pasajes de su mensaje el titular de la SRA, como al advertir sobre la necesidad de que “quienes viven en la indigencia y la pobreza sean atendidos”. En ese marco, dijo que “estamos obligados a terminar con la insuficiencia alimentaria”,

“La democracia se defiende en el respeto a la Constitución, el diálogo abierto y profundo –dijo-. La democracia se defiende con más democracia”.

Tratando de mostrarse contemporizador, advirtió que “es tiempo de olvidar agravios y terminar ofensas. Terminar con las descalificaciones, la ciudadanía lo reclama y la sociedad lo necesita”, destacó.

Miguens señaló que “todo el país se ha convertido en una gran tribuna donde el campo ha hablado fuerte y claro. Algunos lo escucharon y lo entendieron, otros no lo escucharon, otros no lo quisieron entender”.

Recordo que “el 13 de marzo salimos masivamente no sólo a reclamar sino a tomar una unidad que nunca abandonaremos”.

Precisamente a ese tema se refirió en varios pasajes: a la unidad de la Mesa de Enlace, cuyos cuatro integrantes, dijo, aprendieron a dialogar con gobiernos y otros sectores de la sociedad. En tal sentido sostuvo que “seguiremos asistiendo en forma conjunta, no aceptaremos más intentos de división”.

Aclaró que “en la comisión de enlace estamos abiertos a un diálogo”, y destacó que “no hay federalismo sin autonomía, federalismo no es dependencia y subordinación, significa superar el atraso y la desigualdad”.

“El campo salió a la calle para reclamar lo indispensable y no para pedir lo imposible”, destacó Miguens.

El titular de la SRA no obvió destacar que “logramos que el tema se tratara en el Congreso” y agradeció a quienes tuvieron un debate franco y por supuesto a los legisladores que nos apoyaron.

“Ejercimos nuestro derecho con firmeza”, recordó el dirigente gremial, citando también cada paso que recorrieron en el conflicto, como haber ido a la Justicia y apelar al defensor del Pueblo de la Nación.

“Argentina es el mayor exportador de alimentos per cápita del mundo”, dijo en otro párrafo, al advertir sobre la obligación argentina de enfrentar el desafío alimentario que plantea el mundo.

Destacó también el desafío que tiene el sector de plantear una visión especial en la nueva coyuntura del país, a fin de “potenciar nuestra representación legislativa”.

“Hace un año dijimos que a la inflación se la debe combatir, no esconder –agregó-. La lucha contra la inflación empieza por reconocerla. Redistribuir riqueza es también eliminar la inflación”.

Criticó el manejo oficial en la materia señalando que “por no tener soluciones de fondo se manipulan los índices de un instituto tan prestigioso como el INDEC”.

“Señores: al consumidor, al ama de casa no se la puede engañar más”, enfatizó.

Luego advirtió sobre “un avance sin límite del gasto público, que obliga a un nivel recaudatorio cada vez más elevado, la recaudación más alta de toda la historia”.

Dijo que el campo aporta 47% como impuestos, que “se esfuman en parte en gastos innecesarios, que no vuelven en mejores servicios o más seguridad para los ciudadanos”.

Cuestionó la política de fuertes subsidios que “ahuyentaron inversiones”, y se quejó porque en este marco “la Argentina desaparece como abastecedor confiable debido a la maraña que se implementan desde comercio, la aduana y la ONCCA”.

Precisamente sobre este último organismo disparó varias de sus críticas, al aludir a “las facultades que el Gobierno le ha otorgado al presidente de la ONCCA”, que consideró “excesivas” y dijo que se están utilizando burocarticando el comercio.

Citó por ejemplo los plazos de embarque y otras “trabas” que, dijo, “impiden el normal desenvolvimiento del comercio exterior”. Dijo al respecto que “nuevamente se destruye el mercado a término”.

“El gobierno parece actuar más con un criterio de presión que como una vocación de solución”, señaló el dirigente agrario, quien destacó que “no se toma en cuenta que cuanto más exportemos más accesibles serán los precios de estos productos en la mesa de los argentinos”.

“Si seguimos por esta senda no serán beneficiados ni los consumidores, ni los productores, ni el propio Estado, sino nuestros competidores del mundo”, dijo, para aludir luego a que con “lo que se nos quita por las retenciones de ese solo cultivo los argentinos podríamos estar recibiendo el trigo gratis”.

Reiteró que el valor del trigo incide sólo en un 15% del valor del pan y citó más adelante el problema que afronta el mercado ganadero, lamentando “la faena de hembras y animales jóvenes”.

“En los últimos tres meses se autorizó la exportación de apenas un tercio de los cupos acordados con el Gobierno nacional”, dijo, agregando que las políticas imperantes son “el tiro de gracia a este sector emblemático”.

“Señores: la ganadería también es patria”, remarcó.

Agregó la lechería, de la que dijo que también exige una solución de fondo, advirtiendo que “se cierran dos o tres tambos por día”.

Criticó que “se habla con demasiada soltura del trabajo informal en el sector” y dijo al respecto que “como empresarios trabajamos activamente en conjunto con el gremio para combatir ese flagelo”.

“Tras tres meses de conflicto es tiempo de propuesta”, enfatizó al transcurrir el tramo final de su discurso, remarcando al respecto que “duplicar la producción en diez años es el desafío histórico de la Argentina”.

“Necesitamos políticas que mejoren la competitividad del país”, señaló Miguens, para agregar luego que “todos los productos podrán estar en los primeros puestos como abastecedores de los mercados mundiales”.

“Un buen primer paso sería promover la eliminación de las retenciones a todos los productos de las economías regionales”, insistió el dirigente agropecuario, agregando que “los pequeños productores, especialmente los que están alejados de los grandes centros de consumo, no resisten los derechos de exportación”.

Aseguró Miguens que “podemos duplicar la producción en los próximos diez años”, y a continuación destacó que “contamos para ello con un organismo como el INTA, hoy inexplicablemente no nos ha acompañado”. Ese fue el tramo que cosechó más silbidos, dirigidos a esa ausencia en particular, y al Gobierno nacional en particular.

“Debemos ampliar el empleo directo del sector y ampliar el indirecto”, agregó, concluyendo que “esto que parece un sueño puede ser realidad, sólo requiere un plan agropecuario a largo plazo”.

Y al respecto, dijo que “podemos empezar ahora o esperar hasta el 2011”.