BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 21 de octubre de 2019
NOTICIAS
Fuerte réplica de la ONCCA
Aludido el organismo durante el discurso de Luciano Miguens, el titular del mismo, Ricardo Echegaray, salió a contestar a través de un severo comunicado en el que acusa a la SRA de desabastecer el mercado interno y de evasión.
2 de agosto de 2008
El titular de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario, Ricardo Echegaray, emitió un comunicado en el que advierte que el campo "confunde controles con políticas arbitrarias".

Fue la primera reacción oficial en un día en el que el Gobierno estaba expectante frente a lo que pudiera decirse en la Exposición Rural de Palermo.

En el comunicado, la ONCCA expresa que "la dirigencia de Palermo confunde el cumplimiento de reglas con trabas, con políticas arbitrarias. Siguen defendiendo la informalidad en el campo y los mecanismos de elusión fiscal. Las oportunidades de los sectores concentrados no pueden excluir al resto de los argentinos y condicionar nuestra seguridad alimentaria”.

“El escenario que genera la crisis mundial de alimentos, puede y debe ser aprovechado por nuestro país, pero las oportunidades de los sectores concentrados, no pueden excluir al resto de los argentinos y condicionar nuestra seguridad alimentaria", señaló el organismo.

Para la ONCCA, Miguens es quien representa a ese sector "históricamente privilegiado". Un sector que "debería hacer un esfuerzo para tener más apego a las reglas, minimizar su fervorosa construcción de políticas de concentración económica y embarcarse en competir en un mercado algo más transparente".

"La Sociedad Rural no está para sacar y nombrar a los funcionarios de Agricultura. Tampoco para dictar las políticas agropecuarias como hicieron en otros tiempos", advirtió el duro comunicado.
"Quizá lo que buscan es que la población argentina consuma cada vez menos carne y así ellos pueden llenar sus bolsillos con la venta de esas proteínas en el exterior, a precios prohibitivos para nuestra gente”, advirtió Echegaray en la fuerte réplica. A su juicio, al campo "sólo le importa la oportunidad de obtener ganancias a costa del hambre de los que no pueden pagar, lo que ellos desean ganar".