BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Sábado 20 de julio de 2019
NOTICIAS
Piden prohibir el uso de balas huecas
Diputada radical rechazó una resolución del Ministerio de Justicia y presentó un proyecto sobre el tema.
6 de agosto de 2008
La diputada nacional Silvana Giudici (UCR-Capital) presentó un proyecto a través del cual solicita al Poder Ejecutivo la derogación de la resolución ministerial 1770/08, dictada por el Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, el día 4 de julio de 2008 en la que autoriza a las fuerzas de seguridad el uso de balas con la punta hueca.

Este tipo de proyectil, conocido como “dum dum”, tiene un alto poder de daño y letalidad, y fue utilizada por la policía de Nueva York (USA) con efectos muy criticados por las organizaciones de derechos humanos debido a los crueles efectos de los mismos cuando ingresan al cuerpo humano.

“Fue condenada y prohibida por la Declaración de La Haya y la Convención de Ginebra, ratificadas ambas por nuestro país, atento a lo cual su utilización podría llevar a los tribunales internacionales al país que legitime su uso”, dicen los fundamentos.

En su argumentación, Giudici indica que “la Convención Sobre Armas de Uso Convencional, Protocolo II (conocido como CCW) descalifica ese tipo de munición por ser generadora de un daño innecesario, cruel e inhumano. El eje rector en la materia es que el uso de la fuerza sea limitado y racional pues se basa en el principio de mínima suficiencia. No se justifica un daño mayor, cruel e innecesario ni siquiera en situaciones de guerra”.

“Resulta aún doblemente contradictorio y paradigmático –explica Giudici- escuchar de boca del Ministro Fernández (en C5N del día 30/7), aludiendo al tema de la despenalización de la droga, la mención de los derechos humanos a la vida y a la calidad de vida (llamados de segunda generación) si lo comparamos con el fundamento sobre las virtudes que la munición del proyectil expansivo tiene sobre la capacidad de inhibir eficazmente, con la menor reacción, el poder ofensivo de un eventual agresor”.

En el proyecto se explica que esta munición tiene un “formidable poder de parada, su stop power, eso que el habla cotidiana designa como parar en seco. No es para menos: el proyectil expansivo –o de punta hueca – al impactar en el blanco no atraviesa de lado a lado (en sedal) el cuerpo del eventual agresor sino que se abre dentro de él causando una carnicería humana. ¿Serán éstos los derechos humanos de segunda generación a que se refirió el Sr. Ministro?”.

La diputada destacó que “en nuestro país esas balas tienen una historia negra y su uso ha sido largamente repudiado por organismos de derechos humanos en los años previos a la última dictadura militar. Por ello resulta un paradigma incomprensible la norma dictada atento a la férrea, constante y necesaria defensa de los derechos humanos que enarbola el gobierno nacional del cual el ministro forma parte”.