BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Jueves 21 de noviembre de 2019
NOTICIAS
El secretario de Transporte defendió la decisión de reestatizar Aerolíneas
Ricardo Jaime asistió al plenario de las comisiones de Presupuesto y de Transporte de la Cámara de Diputados para explicar los alcances del proyecto de reestatización de Aerolíneas Argentinas. Severas críticas de la oposición.
6 de agosto de 2008
Citado una y mil veces por el Parlamento, esta vez el secretario de Transporte de la Nación, Ricardo Jaime, acudió a la Cámara de Diputados para dar un informe sobre la reestatización de Aerolíneas Argentinas.

El informe arrancó poco antes de las 16 -se extendió hasta pasadas las 20- con el funcionario leyendo los fundamentos de la iniciativa oficial, que despertó singular expectativa de parte de los medios y, obviamente, los propios diputados que en gran número se dieron cita en el plenario de las comisiones de Transporte y Presupuesto y Hacienda.

Precisamente ese tema fue el que levantó la primer polémica. Es que justamente Jaime se dedicó de entrada a leer los fundamentos del proyecto enviado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, lo que despertó la reacción de la oposición.

¿Por qué? Porque no aportaba nada que no pudiera haber sido leído ya y porque esa instancia reduciría la posibilidad de hacer preguntas y repreguntas. Así se lo hizo saber el diputado del SI Carlos Raimundi, quien interrumpió al funcionario en su lectura.

Jaime no estaba explicando nada, sino simplemente leyendo, tan atentamente que se enojó al ser interrumpida esa lectura por el sonido de un celular, y pidió que lo apagaran.

Durante la exposición, la oposición formuló severas imputaciones contra el Gobierno por hacerse cargo de lo que definieron como “el robo de Marsans”.

Según el jefe del bloque de la Coalición Cívica Adrián Pérez, “si hubiese sido eficiente el control de la Secretaría de Transporte, no estaríamos con la situación que está aerolíneas ahora”.

El diputado aseguró que “hay omisión inacción y connivencia del Estado con el grupo Marsans”, y remarcó que “nadie en este Congreso está dispuesto a avalar el robo de Marsans y la irresponsabilidad de la secretaría, que no controló”.

“El proyecto (de reestatización) es un disparate, queremos que el Estado nos plantee una salida responsable”, enfatizó Pérez.

El secretario Jaime respondió “los problemas de Aerolíneas no comenzaron hoy y pareciera que nadie se quiere hacer cargo” del tema.

“Yo, como el Estado nacional, no me voy a hacer cargo de que fue privatizada y vaciada –dijo-. Pero somos respetuosos de las normas y hablamos de rescate fijando un procedimiento legal y lo enviamos al Parlamento”.

Pérez repreguntó sobre la cantidad de multas hizo el Estado para controlar al grupo Marsans, ante lo cual Jaime informó que su secretaría ha puesto 50 millones de pesos en multas por demoras, y otras cuestiones contra el grupo Marsans, pero aclaró que siempre terminó en la vía judicial.

El radical Alejandro Nievas fue uno de los más duros del lado de la oposición. Primero destacó que “hace más de 5 años que estamos convocándolo y nunca vino”, en referencia a Ricardo Jaime, de quien recordó además que “es ingeniero agrónomo y asumió el puesto sin ninguna experiencia”, como así también calificó su paso por la Secretaría de Transporte como “ruinoso para los intereses del país”.

Por su parte, el diputado oficialista Alejandro Rossi que lo que hoy sufre la Argentina es “una política de vaciamiento” que no sólo se dio por parte del grupo Marsans, sino durante los 90, y culpó a la oposición de hacer “una chicana política oportunista”, sin tener en cuenta que se trata de una aerolínea de bandera que va más allá de un negocio rentable.

En un momento, Ricardo Jaime dijo que para su opinión, Argentina no tendría que haber pagado nada, pero “como son respetuosas con las normas internacionales y los pactos firmados”, el Estado debe hacerse cargo del resarcimiento hacia la empresa.

A su vez, el diputado Carlos Raimundi sostuvo que la reestatización de la empresa aérea “es algo que no está en los límites de la cordura”.

A tal punto llegó la expectativa por el informe que la situación hizo recordar el reciente tratamiento de las retenciones en comisión, por el marco en el cual se dio el informe. Es que hubo gran seguridad y estrictas medidas para el ingreso de personas y fundamentalmente los medios al salón de reunión.

Las medidas dispuestas por los organizadores del encuentro establecieron una hora para el desarrollo del informe, con el permiso para realizar una pregunta por bloque.

En un principio se pensó en realizar una reunión a puertas cerradas, pero finalmente se dio marcha atrás, permitiendo el ingreso de todos quienes quisieran participar del plenario, aunque con gran rigurosidad para el ingreso en materia de seguridad.

Las incidencias del informe no pudieron seguirse a través del sistema de circuito cerrado de televisión.

Entre los diputados presentes, llamó la atención la presencia del tucumano oficialista Gerónimo Vargas Aignasse, quien hizo un impasse en el seguimiento del desarrollo del juicio por el asesinato de su padre durante la época de la represión, en Tucumán, y se desplazó a Buenos Aires para cumplir con sus tareas legislativas.

También estaban diputados oficialistas como José María Díaz Bancalari, Patricia Fadel, y el mendocino Enrique Thomas, quien votó en contra de las retenciones impulsadas desde el Gobierno.