BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Miércoles 13 de noviembre de 2019
NOTICIAS
Diputados reclaman que Jaime renuncie
Dos legisladores de la oposición calificaron de "desastrosa" la gestión del secretario de Transporte y lo fustigaron por su exposición en la Cámara baja.
7 de agosto de 2008
El diputado por la Coalición Cívica Fernando Iglesias declaró “la descripción del estado de Aerolíneas hecha por el secretario de Transportes, Ricardo Jaime, es una confesión de la ineptitud, ineficiencia y corrupción de su gestión”.

“Lo que el Gobierno pretende disfrazar de reestatización de Aerolíneas es la compra de la inmensa deuda del grupo Marsans”, puntualizó el legislador nacional.

Y agregó: “le pediría la renuncia a Jaime pero temo que otros analistas políticos me acusen de querer prolongar la supervivencia de su desastrosa gestión”.

Pero no sólo desde la CC hay críticas para Jaime. En el mismo sentido se expresó desde el radicalismo el diputado Rubén Lanceta.

El diputado radical bonaerense, integrante de la Comisión Bicameral de Seguimiento de las Privatizaciones, dijo que aprobar el proyecto oficial de estatización de Aerolíneas Argentinas "sería darle jerarquía normativa a una de las estafas más emblemáticas de este siglo en la Argentina".

Calificó de lamentable al informe que el secretario de Transporte dio a la comisión que integra y sostuvo que “Jaime ofendió el intelecto de los legisladores y de la ciudadanía y se limitó a leer los considerandos del proyecto remitido por el ejecutivo y que lo más razonable sería que renuncie”.

“Tratan de darle legitimidad a un acta que es nula por la que el señor Jaime compra un pasivo de 900 millones de dólares”, remarcó Lanceta.

El diputado radical mencionó que “en un desliz”, el secretario de Transporte dijo que "si fuera por él no pagaría nada" y cuando se le cuestionó la aprobación de balances de la empresa, Jaime señaló que lo había hecho a cambio de la sesión del 5% de las acciones y la colocación de dos síndicos. Ante ello, Lanceta aclaró que fue el 5% de una empresa que según el propio Jaime no vale nada.