BUSCAR FACEBOOK TWITTER
Lunes 21 de octubre de 2019
NOTICIAS
Destacan victoria de Evo
Para la senadora Sonia Escudero, quien fue observadora de la contienda electoral, “el triunfo de Evo Morales fue contundente”.
11 de agosto de 2008
La senadora nacional Sonia Escudero “resaltó el triunfo contundente de Evo Morales” quien –de acuerdo a los sondeos de boca de urna- habría sido ratificado en la presidencia de Bolivia con un porcentaje cercano al 60% de los votos.

Además, desde La Paz, donde la senadora participó como observadora internacional en representación del Senado argentino y del Parlamento Latinoamericano (del cual es secretaria general), destacó “la enorme afluencia de votantes, en un proceso transparente, que tuvo lugar en un marco de absoluta tranquilidad”.

“A pesar de los cuestionamientos que había recibido el referendo, el voto masivo del pueblo boliviano demostró la aceptación de las reglas de juego como un mecanismo válido para salir de la crisis en la que estaba sumido el hermano país”, indicó la legisladora.

“De este modo, queda claro que luego de este proceso subsisten dos realidades que deben ser compatibilizadas: una Bolivia indígena y otra con grandes riquezas naturales. Hay que convocar al diálogo, buscar acuerdos para promover el desarrollo sostenido de la nación”.

Escudero viajó junto al senador paraguayo Cándido Aguilera Fernández y el diputado venezolano Amílcar Figueroa.

Los resultados finales del referendo se conocerán sólo el jueves.

Según los sondeos de boca de urna difundidos por la televisión local, cinco de los ocho prefectos sometidos a la votación habrían sido ratificados en sus cargos, además del presidente boliviano.

Son los gobernadores de los departamentos opositores de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija y del oficialista Potosí.

Mientras que los prefectos de Cochabamba y La Paz (oposición), y de Oruro (oficialista) habrían sido revocados. Los dos últimos ya reconocieron la derrota.

Para ser ratificados en su función, Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, necesitaban un mínimo del 53,7% de los sufragios (el porcentaje que lograron en las elecciones de 2005), mientras que los gobernadores regionales debían obtener la mitad más uno de los votos.